Video: No lo dejaron comprar seis botellas de aceite y se peleó con la policía

Un joven de 18 años enloqueció porque no le permitieron llevarse los productos que quería, fue demorado por unas horas, cuando lo liberaron volvió a comprar al mismo lugar
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on linkedin

Un violento episodio se vivió el miércoles al mediodía en un supermercado del barrio porteño de Retiro, cuando un joven de 18 años se enojó porque no le dejaron llevarse seis botellas de aceite y tuvieron que pararlo entre seis policías. Todo quedó grabado por el celular de un testigo.

La violencia escaló pasadas las 14 horas del miércoles, cuando el joven de 18 años quiso llevarse seis botellas de aceite. Ante la negativa de los empleados del comercio, debido a que la política de la empresa indicaba que se permitían dos por persona, el joven se enojó y comenzó a agredirlos.

Los empleados llamaron a la Policía de la Ciudad de Buenos Aires y ahí comenzó la violencia. Cuatro efectivos policiales hombres y dos mujeres llegaron al supermercado para intentar calmar al joven, pero no tuvieron éxito.

En las imágenes se ve como el cliente, vestido con un buzo negro y un pantalón del mismo color, intentó escapar, pero fue frenado a los empujones por uno de los policías. Ante la reacción de uno de los agentes, el joven intentó golpearlo y fue en ese momento en que el resto de los policías intercedieron.

Fueron unos segundos en los que el joven tiró piñas contra todos los policías, mientras revoleaba la bolsa con las botellas de aceite. Mientras los efectivos intentaban esquivar los golpes, trataron de reducirlo sin violencia.

Unos instantes después, empujado por los policías, el joven cayó contra una de las heladeras del supermercado. Luego de 20 segundos en los que los seis policías intentaron reducir al joven, una de las mujeres lo empujó desde la cabeza y logró que cayera al piso.

Los efectivos demoraron más de 40 segundos en controlar la situación, ante un agresor en completo estado de violencia. Finalmente, lograron reducirlo, lo sometieron contra el piso y le pusieron las esposas dentro del local.

Fuentes policiales informaron que el chico de 18 años fue demorado durante unas horas y luego fue liberado. Incluso, desde el supermercado -ubicado en la calle Esmeralda al 800- confirmaron que volvió a comprar al comercio.