Vecinos del Máximo Abásolo marcharon para exigir seguridad

El viernes, los vecinos del barrio Máximo Abásolo realizaron una marcha desde la plaza Hernán Soto hasta la Comisaría Séptima. Los vecinos pudieron dialogar con autoridades y se coordinó un nuevo encuentro para mañana lunes a las 18.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on linkedin

El viernes, vecinos del barrio Máximo Abásolo marcharon desde la plaza Hernán Soto hasta la puerta de la Comisaría Séptima para exigir seguridad en la zona debido a hechos de robo que vienen sufriendo, donde pese a las denuncias y brindar datos de los autores, consideran que el accionar de la Justicia fue nulo. Así, los vecinos pudieron dialogar con autoridades tanto de la dependencia como de la Unidad Regional de Policía y coordinaron un nuevo encuentro para mañana lunes a las 18.

Al respecto, Alfredo, uno de los vecinos explicó a Crónica que “estamos cansados porque la Justicia no hace nada; (los ladrones) viven en la Ignacio Rucci, saben quiénes son los que han robado y no hacen nada. Vamos a ir el lunes a la comisaría para ver qué solución nos dan porque entran y salen como quieren”. Y continuó: “el riesgo lo corremos nosotros, estos pendejos le pegaron a gente mayor (en robos), yo voy a tener 70 años si entran y les pego un balazo me meten preso a mí, entonces queremos una respuesta”.

Asimismo, señaló que antes no ocurrían este tipo de inconvenientes en la zona, pero ahora son frecuentes; “uno que está en la Rucci mató a un hombre, está con prisión domiciliaria y constantemente con los amigos afuera en un auto o en el garage, viven drogándose y es un riesgo para los vecinos, pero la Justicia no hace nada. Hacen la denuncia, va al Juzgado y hasta que ven todo, pasó una semana, van y las cosas ya no las tienen porque las venden y es un círculo porque esto no pasaría si la gente no comprara cosas robadas”.

Sobre la situación, relató que “ellos saben quiénes son los chorros pero denuncian y queda en nada, en la cuadra de arriba molieron a palos a un hombre y lo tuvieron que llevar al hospital, en Ramón Lorenzo a un señor inválido le llevaron dos televisores y una soldadora, denunció y llegaron diez policías como si tuvieran que revisarlo a él y tampoco hubo respuestas”.

Así, dijo que “el lunes a las 18 horas tenemos que llevar una nota hecha por todos los vecinos a la reunión y ver qué se puede hacer, estamos cansados de las leyes, por eso nos juntamos y por el riesgo que corremos cuando salimos, porque nos roban. Pareciera que la Justicia protege a los delincuentes, si los agarran robando tienen que pagar y quedar presos, pero eso es un gasto que no quiere el político”.

Y culminó diciendo: “mucha gente tiene miedo, yo trabajé toda mi vida y ya no tengo miedo pero tampoco quiero que llegue el día que entren a mi casa, hacer Justicia por mano propia y terminar preso mis últimos días, tienen que poner más policías y la Justicia hacer lo que tiene que hacer”.