Suspenden visitas a Cueva de las Manos por plaga de arañas “viuda negra”

El sitio arqueológico que encierra pinturas rupestres “Cueva de las Manos”, permanecerá cerrado al turismo hasta el viernes de esta semana ante una plaga de arañas “viuda negra” que se detectó en cercanías del sendero y constituyen un peligro para los visitantes.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on linkedin

La decisión fue adoptada de manera conjunta por el municipio perítense, la Secretaria de Turismo de la Provincia y la Comisión Nacional de Monumentos, Lugares y Bienes Históricos.

Desde esos organismos se hizo saber que en vista de la gran cantidad de este tipo de arácnidos, se dispuso cerrar el sitio arqueológico para permitir la fumigación del sendero, su área circundante y otras instalaciones con el fin de “salvaguardar la salud de los turistas y de los propios empleados del lugar”.

Pudo saberse además que en los primeros días enero se había fumigado el edificio receptivo de visitantes, debido a la presencia de chinches, pero esa vez el peligro es mayor porque una picadura de “viuda negra” puede ser letal para las personas, sobre todo si se trata de niños.

Este tipo de arañas son de tamaño pequeño, muy fácil de identificar, están distribuidas por toda la Argentina desde Salta hasta Tierra del Fuego y se las encuentra normalmente fuera de las viviendas.

En Argentina los accidentes se pueden producir entre los meses de noviembre a abril, de acuerdo a las temperaturas, ya que estas se encuentran prácticamente inactivas en los meses fríos.

La hembra mide hasta unos 50 mm con las patas extendidas, es de color negro carbón brillante y posee una mancha de color rojo en forma de reloj de arena en la cara inferior del abdomen.

El macho mide 12 mm y pesa treinta veces menos. Las patas son grandes y cada empalme es marrón anaranjado en el medio y negro en los extremos. En los lados del abdomen hay cuatro pares de rayas rojas y blancas. La combinación de colores rojos y negros se interpreta como una coloración de advertencia.

(Fuente: El Patagónico)