Recomendaciones para prevenir la transmisión de bacteria que causa faringitis aguda

Desde el Ministerio de Salud se explicó la situación epidemiológica del Streptococcus pyogenes que también es causa de infecciones cutáneas.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on linkedin

 

El Gobierno de la Provincia, a través del Ministerio de Salud y la Dirección Provincial de Patologías Prevalentes y Epidemiología, brindó recomendaciones a la población orientadas a prevenir la transmisión de la bacteria Streptococcus pyogenes, causa bacteriana más frecuente de la faringitis aguda e infecciones cutáneas como impétigo, celulitis y escarlatina.

Desde la cartera sanitaria se recomienda que las personas enfermas deben evitar concurrir a lugares públicos como el trabajo o escuela y restringir los contactos hogareños; lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón, o bien usar soluciones alcohólicas al 70%; no compartir objetos de uso personal como cubiertos, vasos, toallas, entre otros; ventilar adecuadamente y de forma regular los ambientes; y mantener los esquemas de vacunación al día según edad y recomendaciones vigentes.

 

Transmisión, síntomas y tratamiento

El Streptococcus pyogenes, también conocido como Streptococcus del grupo A, comúnmente causa enfermedades leves como amigdalitis, faringitis, impétigo, celulitis y escarlatina. Sin embargo, en muy raras ocasiones, la infección puede conducir a la enfermedad invasiva, que se manifiesta en infecciones diseminadas en sangre, neumonías, meningitis, celulitis o fascitis, que requieren de internación y tratamiento.

La transmisión de esta bacteria ocurre por contacto cercano con una persona infectada, a través de la tos, los estornudos o el contacto con una herida. El período de incubación para la enfermedad varía de acuerdo a la presentación clínica, entre 1 a 3 días.

El tratamiento adecuado de las personas infectadas con antibiótico durante por lo menos 24 horas elimina por lo general su capacidad de propagación, por lo que dejan de contagiar. La faringitis se diagnostica mediante cultivos bacterianos y se trata con antibióticos. La higiene de las manos y la higiene personal pueden ayudar a controlar la transmisión.

Los síntomas de la faringitis son dolor de garganta; fiebre; cefaleas; dolor abdominal; náuseas y vómitos; enrojecimiento de faringe y amígdalas; mal aliento; y ganglios aumentados de tamaño en el cuello.

Es de destacar que ante la presencia de algunos de estos síntomas es importante evitar la automedicación con antibióticos y realizar una consulta médica para tener diagnóstico oportuno.

En el caso de recibir indicación médica de tratamiento antibiótico, es fundamental completar el esquema, es decir no acortar ni abandonar los tratamientos anticipadamente, ya que la utilización inadecuada de los antibióticos promueve la resistencia bacteriana, hecho que atenta contra su efectividad en el futuro.