Proyectan “una revolución” de empleo en la industria hidrocarburífera

La Cámara de Empresas Productoras de Hidrocarburos en Argentina cree que si se cumplen las condiciones adecuadas, se podrían generar 1,5 millones de puestos de trabajo directos e indirectos. Para ello, "el año próximo será un momento bisagra".
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on linkedin

A la espera del impacto de las primeras medidas que tomará el recién asumido gobierno de Javier Milei, uno de los sectores productivos que se muestran expectantes en forma positiva sobre las mismas es el de la industria hidrocarburífera. De hecho, la Cámara de Empresas Productoras de Hidrocarburos (CEPH) espera que el próximo año “sea un momento bisagra para cambiar la marcha y acelerar a fondo” en el escenario macroeconómico que permita capitalizar el crecimiento que, de la mano de Vaca Muerta principalmente, tiene el sector.

La evolución del sector energético a lo largo de los últimos años tiene luces y sombras en su desarrollo. En las últimas décadas se careció de una dirección constante en materia de política energética. Aún así el sector logró una expansión significativa de la producción de petróleo y el sostenimiento de la producción de gas natural.

El crecimiento de la producción no convencional permitió compensar el declino de las cuencas convencionales e incrementar la producción de petróleo, que, según publicó la consultora E&E, creció un 22% durante los últimos 4 años. Ese aumento de la producción permitió más que duplicar las exportaciones de crudo, que pasaron de 65 mil barriles por día (kbbl/d) en los primeros 9 meses de 2019 a 125 kbbl/d en igual período de 2023.

No sucedió lo mismo con la producción de gas natural, que en los últimos cuatro años ha permanecido estancada, principalmente debido al declino de la producción convencional y las restricciones que existieron en la capacidad de transporte desde la cuenca neuquina, que frenó la expansión significativa (como ocurrió con el crudo) de la producción de shale gas.

La producción promedio de crudo hoy está por encima de la demanda interna. La consolidación de la producción no convencional fue el avance más significativo en los últimos años. La misma representa actualmente el 48% de la producción total de petróleo del país y, pese a las restricciones iniciales, hoy aporta el 45% del gas natural generado en todo el país.

Pero lo que es más importante, la producción no convencional “exhibe una potencialidad que permite vislumbrar un cambio estructural en el sector a lo largo de la próxima década”, indicaron.

 

Fuente: La Opinión Austral