#Petroleo: Por primera vez en 20 años, el crudo Escalante igualó la cotización del WTI

Después de enormes variaciones ocurridas a lo largo de dos décadas, el petróleo Escalante cotizó en igualdad con el precio del barril del West Texas Intermediate (WTI). En el último año solamente existió una diferencia de 0,20 centavos de dólar entre ambos tipos de crudo. En mayo de 2017 el barril de Escalante y el […]

  • Publicado el jueves 24 de mayo de 2018 en Opinión

Después de enormes variaciones ocurridas a lo largo de dos décadas, el petróleo Escalante cotizó en igualdad con el precio del barril del West Texas Intermediate (WTI). En el último año solamente existió una diferencia de 0,20 centavos de dólar entre ambos tipos de crudo.

En mayo de 2017 el barril de Escalante y el WTI cotizaron al mismo precio, situación que se generó a partir de la liberalización del mercado petrolero argentino y la eliminación del subsidio estatal al barril criollo. Ambas cotizaciones coincidieron en 48,56 dólares por barril y fue la primera vez en 20 años en que se produjo una situación de tal paridad.

Históricamente siempre existió una diferencia en los precios del crudo Escalante y el West Texas Intermediate (WTI), tal como se denomina al petróleo estadounidense extraído en Estados Unidos y que – junto al barril de Brent del Mar del Norte de Europa- ha marcado las oscilaciones del precio internacional.

Esa diferencia entre el crudo chubutense y el WTI surge esencialmente por la Graduación API de cada uno de los tipos de petróleo, que se determina por sus diferentes niveles de calidad, estipulados por la densidad y viscosidad.

El WTI posee 39,6 grados API; mientras que el Brent es catalogado con 38,2 grados API. El crudo Escalante tiene la graduación de 24 grados API y es más pesado, en tanto que el tipo Medanito neuquino posee 34,9 grados API y es más liviano.

Sorpresiva paridad

El petróleo tipo Escalante es el que se extrae en Chubut (Cuenca del Golfo San Jorge). Es un producto de alta viscosidad, dada por la graduación API, y son difíciles de explicar los motivos que lo han llevado a entablar paridad con el crudo texano que siempre ha sido referencia histórica en el mundo por su alta calidad de refinación.

La amplia diferencia existente entre el crudo chubutense y el WTI se estrechó hasta casi desaparecer desde marzo del año pasado, cuando el margen se achicó a solamente 0,20 centavos de dólar a lo largo de todo un año, comprendido desde marzo de 2017 y hasta marzo de este año.

En marzo del año pasado la diferencia de cotización fue de solamente 1,17 dólares por barril, llegando a una paridad total en mayo pasado y volviendo a equipararse en julio de 2017. Incluso en agosto, septiembre y octubre del año pasado el Escalante cotizó por encima del WTI, llegando a valer en octubre 1,8 dólares por encima del crudo texano.

La lógica del mercado petrolero ha marcado a lo largo de las dos últimas décadas que en la medida que el precio internacional del crudo descendió, la brecha entre el Escalante y el WTI se fue achicando; aunque en los últimos meses el precio internacional subió a ritmo acelerado y contradictoriamente la diferencia se achicó y hasta estuvo a favor del petróleo chubutense. Inclusive el crudo tipo Brent viene cotizando bastante por encima del WTI más allá de sus escasas diferencias de calidad.

En marzo pasado y con una fuerte suba del crudo, el Escalante cotizó a 61,92 dólares por barril; mientras que el WTI marcó un valor de 62,76 dólares para ubicarse solamente 0,84 centavos por encima del petróleo de Chubut.

Enormes brechas

A lo largo de las últimas dos décadas, el crudo Escalante tuvo enormes fluctuaciones, especialmente desde el año 2003 cuando en el país comenzaron a aplicarse las retenciones a las exportaciones y regulaciones en el mercado interno. Ese año la diferencia con el WTI fue de 7,9 dólares por barril para llegar a los 35 dólares de brecha en el año 2007, moviéndose el desfasaje al ritmo del aumento del precio internacional.

El pico más elevado se suscitó en el año 2008 cuando la distancia entre el Escalante y el WTI llegó a la friolera de 57,9 dólares,. El crudo chubutense cotizó ese año a 41,7 dólares y el texano llegó al techo histórico de los 99,6 dólares por barril. En el 2009 el WTI tuvo una fuerte caída y cotizó en 61,7 dólares pero el Escalante se mantuvo relativamente estable y se aferró a los 40,9 dólares, mostrando una brecha que se modificó notablemente y quedó en 20,8 dólares por barril.

Entre los años 2005 y 2014 el Escalante tuvo grandes diferencias en su cotización y las oscilaciones lo pusieron a 20 y casi 60 dólares de distancia con cada barril de crudo texano, estableciendo un promedio en toda la década que se estableció en 33 dólares por debajo del WTI.

Tras amplias fluctuaciones, el Escalante se vio ampliamente beneficiado con los subsidios estatales al denominado barril “criollo” y así llegó a tener una notable y única brecha favorable de 12,4 dólares por encima del WTI durante el 2015 y de 9,7 dólares en el 2016.

Finalizados los subsidios del Estado y con la instauración del libre mercado, el Escalante se encaramó con el precio internacional y rompió la diferencia histórica, consiguiendo un exótico equilibrio con un tipo de petróleo que históricamente le sacó ventaja en sus precios de comercialización.

fuente: el extremo sur