Neuquén frena la caída del empleo privado, pero Chubut, Santa Cruz y Río Negro no se recuperan

Durante el mes de julio el empleo privado en la Patagonia incorporó 1.278 puestos de trabajo respecto de junio, y se generaron 861 más que en el mismo mes de 2017. La provincia que explica los resultados positivos es Neuquén, ya que el resto no se recupera salvo levemente Tierra del Fuego. La suba de […]

  • Publicado el jueves 04 de octubre de 2018 en Opinión

Durante el mes de julio el empleo privado en la Patagonia incorporó 1.278 puestos de trabajo respecto de junio, y se generaron 861 más que en el mismo mes de 2017. La provincia que explica los resultados positivos es Neuquén, ya que el resto no se recupera salvo levemente Tierra del Fuego. La suba de julio, sin embargo, no logra equiparar los niveles de 2016 y 2015.

2017 fue el peor período para la generación de puestos de trabajo en el sector privado patagónico y en lo que va de 2018 se comenzó a revertir la tendencia, pero aún no alcanza para recuperar los empleos destruidos en el 2016.

Según los datos del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA), de la ahora Secretaría de Trabajo de la Nación, en julio pasado se recuperaron en toda la región un total de 1.278 empleos si se compara la cantidad de trabajo privado registrado que había en junio y los datos siguen siendo positivos si se coteja la variación con julio de 2017, ya que se sumaron 861 puestos de trabajo.

El punto más elevado del empleo privado regional se produjo en febrero de 2016 con un total de 433.476 puestos de trabajo en las cinco provincias de la Patagonia, luego de haberse mantenido relativamente estable durante los meses anteriores de noviembre y diciembre de 2015, con cantidades que se habían mantenido en los 431.500 empleos de promedio. De ahí en más la retracción fue constante y jamás se volvieron a alcanzar los niveles de ese período.

Neuquén impulsa la generación de trabajo

El epicentro de la generación de empleo en el sector privado de la Patagonia ha sido Neuquén, que entre julio de este año y el mismo mes del año pasado incorporó 4.890 puestos de trabajo.

De esa manera equilibró y arrojó saldos positivos regionales a pesar de los retrocesos generados en las demás provincias sureñas. Tierra del Fuego aportó lo suyo aunque solo se trató de 393 empleos más de manera interanual.

A contramano de la destrucción de trabajo privado que se viene concretando desde hace poco mas de dos años y medio en la región patagónica, Neuquén ha mantenido una tendencia constante en la recuperación del empleo; alcanzando en marzo del 2017 su punto mas elevado con un total de 117.094 puestos de trabajo, cifra que fue récord histórico en la provincia.

Los datos de julio de este año son inclusive superiores en 2.569 puestos de trabajo que en julio del 2016 y en 1.091 que en julio del 2015. De esa manera se transformó en la única provincia del sur que obtuvo resultados positivos desde hace tres años.

Tierra del Fuego se sumó a los datos positivos en el último año con casi 400 nuevos empleos privados y de esa manera consiguió revertir la tendencia negativa por la que atravesó en los dos años anteriores. Los datos de julio pasado fueron inferiores en 529 puestos de trabajo que los existentes en julio del 2016 y en 3.169 menos que los registrados por el SIPA en julio del 2015.

Santa Cruz y Chubut siguen en retroceso

Las otras tres provincias patagónicas que no consiguieron revertir la tendencia negativa que se viene suscitando desde finales de 2015, a pesar de sus disparidades, fueron Chubut, Santa Cruz y Río Negro.

Entre julio de este año y el del año pasado, en Santa Cruz se destruyeron 2.176 empleos privados registrados; mientras que en Chubut el retroceso fue de 2.038 puestos de trabajo menos. En Río Negro los efectos negativos fueron mucho menores en el último año y se perdieron 208 empleos.

Desde julio pasado y hasta julio del 2016 se destruyó en Santa Cruz un total de 3.494 puestos de trabajo, 2.021 en Chubut y 1.835 en Río Negro. Si la comparación se realiza respecto de julio de 2015, las consecuencias son aún peores con 8.627 empleos perdidos en Santa Cruz, 5.991 en Chubut y 5.306 en Río Negro.