Murió un turista español que cayó al vacío mientras posaba para una foto en un acantilado

Se accidentó al desprenderse la roca donde estaba parado. Ocurrió a la altura del balneario nudista “La Escondida” de Mar del Plata.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on linkedin

Un turista español murió como consecuencia de las heridas que sufrió al caer al vacío cuando estaba posando para sacarse una foto y se desprendió un fragmento del acantilado en el que estaba parado al sur de Mar del Plata, informaron fuentes policiales.

El turista le pidió a una persona que caminaba por el lugar que le sacara una foto de cuerpo entero y con el mar de fondo y al ubicarse muy cerca del borde del acantilado, se desprendió algo de tierra, lo que hizo que cayera al vacío, según indicó el parte policial.

Guardavidas de la playa nadaron hasta el lugar donde se encontraba el cuerpo y tras rescatarlo, una ambulancia del SAME trasladó al turista al hospital Interzonal de Mar del Plata.

Las autoridades del hospital informaron que el hombre logró decir que era español y que su nombre era Juan, pero murió cerca de las 22 como consecuencias de la gravedad de las heridas sufridas: traumatismo de cráneo y varias fracturas en el cuerpo.

En el hecho intervino personal policial de playa Serena y tomó intervención la fiscalía de turno a cargo de Leandro Favaro, quien caratuló la causa como “averiguación de causales de muerte”, hasta que estén los resultados de la autopsia prevista para hoy a partir de las 17.

“La Escondida” nació en el 2001 con el fin de ofrecer un producto turístico hasta ese momento inexistente en Argentina, señaló a Clarín Juan José Escoriza, administrador de la playa. Más de dos décadas después, el lugar crece en propuestas y también en público, donde las parejas -en todas sus diversidades- son mayoría. Se encuentra en plena Ruta 11, en el kilómetro 552 y es de nudismo opcional.

Las características fundamentales, indicó, van de la mano de la libertad, la tolerancia y la aceptación. Y aseguró: “Es una sensación de bienestar general. Para muchos el nudismo es un estilo de vida; y para otros puede ser algo pasajero, una experiencia distinta, ir a una playa diferente”.