Murió el autor material de la “Masacre de Flores”

Fructuoso Álvarez González falleció este domingo en el hospital de la cárcel de Ezeiza a causa de un "shock séptico" luego de una intervención quirúrgica
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on linkedin

Fructuoso Álvarez González, el autor material de la denominada “Masacre de Flores”, en la cual el 17 de febrero de 1994 cuatro integrantes de una misma familia y un amigo murieron tras el incendio intencional de una vivienda, falleció este domingo en el hospital de la cárcel de Ezeiza a causa de un “shock séptico” luego de una intervención quirúrgica.

Álvarez González estaba internado desde el pasado 4 de abril en el Hospital Zonal General de Agudos Dr. Alberto Antranik Eurnekian de esa cárcel y, tras su deceso, su cuerpo fue derivado a la morgue.

La noticia fue confirmada por autoridades del SPF y por Matías Bagnato, el único sobreviviente del mencionado hecho, quien escribió en su cuenta de Twitter: “Hoy sí por fin puedo decir se terminó. Mami Pa Fer Ale Nico Descansen en Paz Los amo con todo mi corazón”.

En marzo pasado, la jueza de Ejecución Penal número 1, María Jimena Monsalve, le negó la libertad condicional a Álvarez González.

En un escrito presentado por la propia magistrada se informó que “no se da lugar al pedido de incorporación de Fructuoso al instituto de libertad condicional, respecto de la pena de prisión perpetua impuesta”.

Ante el conocimiento de esa noticia, Bagnato había utilizado sus redes para agradecer: “Me acaban de notificar que la Jueza denegó la libertad condicional a Fructuoso Álvarez González. Por ahora continúa preso. Quiero agradecer el apoyo incondicional y amor de todos ustedes. Créanme que solo, me sería imposible soportar todo esto”.

Al ser consultado sobre si estaba conforme con los motivos que dio la magistrada para rechazar la liberación, Bagnato sostuvo: “Los argumentos fueron contundentes. Ella plasmó y manifestó todos los resultados de los informes que se le hizo a Fructuoso desde el equipo interdisciplinario del Penal de Ezeiza”.

El año que viene se van a cumplir 30 años de la masacre y a lo largo de estas décadas Bagnato se puso al hombro su lucha contra la posibilidad de que el múltiple homicida recupere la libertad.

“Cada vez me cuesta más y estas instancias me generan bronca, impotencia porque no entiendo como después de semejante crimen aún hoy tengo que continuar con mi lucha contando y reviviendo lo que pasó”, manifestó en su momento.

Cómo fue la masacre de Flores

El hecho ocurrió el 17 de febrero de 1994 cuando Álvarez González incendió de forma intencional la vivienda de los Bagnato, ubicada en el barrio porteño de Flores.

Las pericias confirmaron que el hombre arrojó dos bidones con combustible y prendió fuego la casa en la que fallecieron José Bagnato, de 42 años, su esposa Alicia Plaza, de 40, sus hijos Fernando, de 14, y Alejandro, de 9, y Nicolás Borda, de 11, un amigo de los chicos que se había quedado a dormir aquella noche trágica.

El único sobreviviente de la masacre fue Matías Bagnato, quien luego de los crímenes se refugió junto a su abuela y comenzó la lucha por el pedido de justicia.

Para la Justicia, Álvarez González asesinó a la familia porque no pudo cobrarles la deuda de 180.000 dólares que reclamaba.

Años antes del hecho, él y el padre de Matías eran socios de la fábrica de zapatillas de los Bagnato.

Un año después Fructuoso fue condenado a prisión perpetua por el Tribunal Oral número 12, pero en 2004 y al tener ciudadanía española fue trasladado hasta el país europeo donde se le otorgó la libertad.

En 2011 fue recapturado en la Argentina tras reiteradas amenazas contra Matías Bagnato, en las que aseguraba que iba a matarlo.

Desde ese momento se encontraba preso en el Complejo Penitenciario Federal número 1 en Ezeiza y a pesar de los diversos pedidos de libertad hasta el momento la Justicia fallaba a favor de Bagnato.