Los diputados provinciales de Chubut cobrarán $150.000 mensuales de bolsillo

Por Marcelo García (Exclusivo/El Extremo Sur). Los integrantes de la Legislatura están entre los más beneficiados en los últimos años dentro del Estado chubutense. Con el aumento del 25% ya sancionado para este año, los diputados provinciales cobrarán casi 150.000 pesos mensuales de bolsillo. El Estado invertirá más de 66 millones de pesos solo en […]

  • Publicado el lunes 08 de octubre de 2018 en Opinión

Por Marcelo García (Exclusivo/El Extremo Sur).

Los integrantes de la Legislatura están entre los más beneficiados en los últimos años dentro del Estado chubutense. Con el aumento del 25% ya sancionado para este año, los diputados provinciales cobrarán casi 150.000 pesos mensuales de bolsillo. El Estado invertirá más de 66 millones de pesos solo en sus salarios. La Legislatura es un sector privilegiado dentro de la crisis brutal que atraviesa la administración provincial, cuyos empleados cobran desde hace meses sus sueldos en cuotas y con atraso.

Los diputados tienen salarios de bolsillo que ascenderán a casi 150.000 pesos, de los cuales 25.000 forman parte de un sobresueldo sin rendición ni aportes previsionales. El salario bruto de un legislador chubutense asciende a 190.318 pesos por mes.

El nuevo incremento salarial del 25% entre cuotas (10% en octubre, otro 10% en noviembre y un 5% en diciembre) que se aprobó para los empleados de la Legislatura de Chubut desató una nueva andanada de críticas desde el conjunto de la sociedad e inclusive creó un fuerte malestar entre el resto de los trabajadores estatales, que aún no consiguieron cerrar aumentos paritarios que se asemejen siquiera a sus pares legislativos.

Los 27 diputados provinciales están “enganchados” con la suba salarial de los empleados de la Legislatura a través de Ley V N°73 – Anexo A (Ex Ley 4224) desde septiembre de 2006 y por ende sus dietas que estaban en 98.347 pesos de bolsillo aumentarán en 24.587 pesos, pasando a cobrar 122.934 pesos netos por mes. Además seguirán percibiendo los 25.000 pesos mensuales de fondos reservados que se les otorgan como Gastos de Bloque. De esa manera cada legislador alcanzará como mínimo un salario de 147.934 pesos por mes, por el que no paga Impuesto a las Ganancias.

En medio de los intensos conflictos estatales que mantuvieron a la provincia incendiada por más de 100 días, los diputados se autoexcluyeron del incremento del 8% que cobraron a mediados de año los empleados legislativos y que representaba una actualización salarial retroactiva de la paritaria firmada el año pasado. Como contrapartida, a principios de octubre sumaron al 25% de incremento que recibió el personal parlamentario.

Solamente en salarios, cargas sociales y Gastos de Bloque, cada diputado chubutense le insumirá al Estado provincial, con el nuevo incremento, un gasto  mínimo de 2.449.128 pesos anuales.

El conjunto de los 27 diputados insumirá un gasto anual del erario público que ascendería a no menos de 66.126.443 pesos; aunque si concreta la suba del 25% en los Gastos de Bloque, la suma superaría los 68 millones de pesos.

En abril pasado el diario La Nación reveló que los diputados chubutenses eran los segundos mejor pagados del país, con salarios de 130.000 pesos mensuales que igualaban a los de sus pares formoseños y sólo eran superados por los legisladores pampeanos que percibían sueldos 148.000 pesos mensuales, de los cuales 48.000 eran gastos reservados para subsidios.

Ahora es posible que los chubutenses alcancen el primer escalón del ranking, mientras los empleados públicos chubutenses siguen cobrando sus salarios de manera escalonada y en dos tramos.

A manera de comparación, el salario bruto de un docente de grado chubutense

-con 10 años de antigüedad- en marzo pasado era de 21.322 pesos, según consta en el Informe Indicativo del Salario Docente de marzo 2018 elaborado por la Coordinación General de Estudio de Costos del Sistema Educativo. Es decir que el salario bruto de un diputado provincial equivale a 9 sueldos de una maestra de Chubut.

Un diputado chubutense cobra por mes 2 veces más que el promedio de 92.100 pesos que percibe (según el SIPA durante marzo) un obrero petrolero en Chubut; 4,4 veces más que los 42.700 pesos de un trabajador de la pesca; 5,2 veces más de los 36.200 pesos que cobran los obreros de la construcción; 5,4 veces más de los 34.600 de los textiles; 6,9 veces más de los 27.200 que cobra en promedio un empleado de comercio trabaja en Chubut.

Gastos de Bloque: sobresueldos sin rendición

Los diputados provinciales de Chubut perciben desde 1988 un ítem por fuera del salario en blanco que se denomina “Gastos de Bloque”, que es cobrado mensualmente sin ningún tipo de rendición y que pasa a engrosar sus ingresos; al que los legisladores aseguran utilizar para “asistencia o ayuda social” aunque no deben dar cuenta de su destino final.

En la actualidad los Gastos de Bloque consisten en 25.000 pesos mensuales por diputado chubutense y junto al salario en blanco que acaba de ser incrementado en un 25%, se traducen en un sueldo mensual que como mínimo alcanza los 147.934 pesos por el que no pagan el Impuesto a las Ganancias como los demás trabajadores estatales, aunque sí perciben los dos medios aguinaldos por la parte en blanco e incrementan sus montos por los demás ítems tradicionales como zona desfavorable, asignaciones familiares, etc.

Esos fondos discrecionales que percibe cada diputado conforman una especie de “sobresueldo” o “gasto reservado” que no tiene ningún tipo de rendición, tampoco forman parte del salario neto, no sufren descuentos jubilatorios ni de otro tipo, y se mantienen fijos desde que se sancionó la Resolución 255/14 que estableció una suba de 17.000 a 25.000 pesos mensuales a principios de 2015. La Resolución 254/12 de la Legislatura los había establecido anteriormente en 17.000 pesos mensuales.

Al no tener que cumplimentar rendición alguna por los Gastos de Bloque, cada legislador puede utilizarlos para entregar subsidios discrecionales, distribuirlos a manera de “ayuda o asistencia” que consideren necesaria, aportarlos “al partido” al que pertenecen o inclusive destinarlos a engrosar sus “propios ingresos”.

El único descuento compulsivo que tienen por recibo de sueldo es el “diezmo” que les retiene un 10% de sus salarios para los partidos por los que ingresaron a la Legislatura, pero esta categoría no se aplica sobre la monto “en negro” de los salarios.

Fuentes confiables del ámbito legislativo confirmaron que los diputados analizan también aplicar un 25% de incremento para los Gastos de Bloque, ya que los mismos no han tenido variaciones desde 2015 y es por eso que comenzaron las conversaciones entre los bloque partidarios para impulsar el aumento, lo que significaría que el monto “reservado” pase de 25.000 a 31.250 pesos mensuales, para de esa manera ascender a 153.750 pesos por los conceptos de salario y “sobresueldo”.

Aunque los consultados afirmaron que en la primera mitad del año se produjeron retrasos en el pago de los Gastos de Bloque, extendiéndose por varios meses la falta de pago, la situación se fue normalizando desde mediados de año, abonándose a cada legislador lo adeudado, y que en octubre se estaba efectivizando el cobro de la suma correspondiente a junio.

Además de los “gastos reservados” con los que cuenta cada diputado provincial, reciben reintegros por combustibles cuando se desplazan a sus ciudades de origen y cobran 2.000 pesos de viáticos diarios (el ítem más modesto) por cada jornada en que los legisladores realizan actividades en algún punto de la provincia o fuera de la misma.

Las fuentes consultadas en la Legislatura aseguraron que como consecuencia de la crisis económica provincial que desató la oleada de huelgas de empleados estatales de mediados de año, los diputados fueron afectados por el ajuste establecido por el Decreto 184/18, dejando de percibir los fondos por pasajes terrestres y aéreos, los montos para subsidios y los gastos de telefonía.

Tres décadas de fondos “reservados”

Los Gastos de Bloque tuvieron su origen en una determinación legislativa que los creó en 1988 y aunque en varias oportunidades intentaron ser eliminados o incorporados al salario en blanco, los fondos “reservados” en Chubut siguieron existiendo durante 30 años.

La Resolución de Presidencia N° 172 PHL, del 19 de octubre de 1988 –según reveló una investigación de Luis Dupuy-, instauró los Gastos de Bloque en la Legislatura de Chubut y los mismos consiguieron sobrevivir a tres décadas como un ingreso extra para los diputados, pero también fue percibido por los vicegobernadores que oficiaron de presidentes, e inclusive por los secretarios de la Cámara de Diputados provinciales.

Salvo un breve lapso de 8 meses, entre mayo de 1991 y enero de 1992, en el que se eliminó el pago de los Gastos de Bloque, los fondos “reservados” de los diputados no sólo lograron perdurar por casi 30 años sino que además se fueron incrementando discrecionalmente en votaciones a “libro cerrado”.

A principios de 2014, el ex vicegobernador Gustavo Mac Karthy admitió públicamente la existencia de los Gastos de Bloque que permanecían reservados del conocimiento público y en una entrevista a La Nación señaló que “no es algo que se haya instituido en esta gestión ni en la anterior, sino que desde octubre de 1988, por resolución de la Cámara, existe este concepto”.

Ahora los Gastos de Bloque se encuentran fijados en 25.000 pesos mensuales y no han tenido variación desde principios de 2015, pero las fuentes legislativas consultadas aseguraron que se están desarrollando conversaciones entre diputados y bloques partidarios para concretar un aumento que podría rondar el 25%, tal como sucedió con los salarios de los legisladores y el personal de la Legislatura.