La propuesta CR Lab concretó un encuentro con vecinos de los barrios altos de la ciudad

Como parte de las estrategias para avanzar en el ordenamiento urbano de Comodoro Rivadavia, representantes del área de Planeamiento Urbano del Municipio presentaron los resultados del relevamiento efectuado en dicho sector ante vecinalistas y residentes del lugar.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on linkedin

La actividad se desarrolló en instalaciones de la Asociación Vecinal Las Flores y contó con la presencia de vecinos del mencionado sector y de los barrios Máximo Abásolo, San Martín, La Floresta, Newbery, Pietrobelli y Balcón del Paraíso.

El encuentro tuvo como fin generar un intercambio de ideas con los habitantes de los sectores involucrados a partir de los trabajos de mapeado y los relevamientos que se llevaron adelante, tal como se viene realizando en distintos sectores de la ciudad a través de la propuesta CR Lab.

En ese marco, la subsecretaria de Planeamiento Urbano, Marina Villelabeitía, expuso que “CR Lab es un laboratorio de iniciativas ciudadanas, creado a partir de la necesidad de relevar la ciudad para obtener información y datos actualizados y, en base a eso, establecer los parámetros de un plan director que oriente los lineamientos y la planificación de la ciudad”.

“Básicamente, se trata de una herramienta genuina del equipo técnico de Planeamiento Urbano, que consiste en abordar las problemáticas de Comodoro con la participación de los vecinos, quienes son los que están en contacto directo con las realidades de sus respectivos barrios”, sostuvo.

Continuando en ese tenor, indicó que “en ese intercambio que se genera, somos una entidad que no sólo propone proyectos y resuelve técnicamente, sino que también escucha. Nuestra metodología pasa por salir a recorrer el territorio y articular por barrio o conjunto de barrios que posean características y problemáticas similares”.

“De esta manera, concretamos convocatorias con los referentes de las vecinales y efectuamos un relevamiento de los problemas que detectamos y aquellos que nos van narrando. A partir de allí, arribamos al diagnóstico, lo que después se traduce en hipótesis de proyectos de intervención y de mejora”, aseveró.

En esa línea, señaló que “concluida esta tarea, interactuamos con los referentes de las distintas áreas municipales para obtener toda la información posible para afinar el diagnóstico. Luego, establecemos una fecha para exponer toda esta labor ante los vecinos del barrio analizado para que nos brinden su punto de vista y hagan sus aportes”.

“Actualmente, tenemos mapeada mayormente la zona norte y este año comenzamos a trabajar en lo que es la zona sur, donde este sábado tuvimos un encuentro con vecinos de los barrios altos: Máximo Abásolo, San Martín, La Floresta, Las Flores, Newbery, Pietrobelli y Balcón del Paraíso. Estas reuniones suelen complementarse con encuestas”, apuntó.

Por otra parte, la funcionaria remarcó que “nuestra ciudad tiene la problemática de que convive con un entorno petrolero y la lógica del urbanismo no va de la mano con la lógica de su suelo, ya que hay un condicionamiento permanente debido a los pozos existentes y las restricciones que esto implica. Eso se termina trasladando a una problemática de mensuras, por la informalidad que se genera, y en la cuestión de los servicios”.

“Para avanzar, primero se deben inocular estrategias de saneamiento que lleven a la solución de estos inconvenientes, lo que, a futuro, generará una mejora sustancial de los barrios y promoverá el cuidado por parte de los vecinos. De eso se trata nuestro trabajo”, finalizó Villelabeitía.