Este lunes se conocerá la sentencia del primer caso de femicidio transversal en Chubut

El "femicidio transversal" está "contemplada en el inciso 12 del Código Penal" y que "se aplica a aquellos casos en los que se asesina a alguien para vengarse o causar sufrimiento a una tercera persona".
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on linkedin

Una fiscal pidió que sea condenado a prisión perpetua un joven de 22 años por cometer un “femicidio transversal” que tuvo como víctima a la hermana de su pareja, una adolescente de 14 años asesinada a puñaladas en noviembre del 2020, lo que constituye el primer debate de estas características en la historia de la provincia de Chubut, informaron fuentes judiciales.

Se trata de la fiscal Anya Pucheta, quien junto a su colega Jorge Burgueño llevó adelante la acusación en el juicio oral que se le sigue a Gabriel Orellana (22) por el crimen de su cuñada, Lía Vázquez (14).

El Ministerio Público Fiscal de Chubut informó que, en el marco de los alegatos realizados en las oficinas judiciales de la ciudad de Puerto Madryn, la fiscal Pucheta solicitó al tribunal que Orellana sea condenado a prisión perpetua por el delito de “femicidio en concurso ideal con femicidio transversal en concurso real con homicidio en ocasión de robo”. “Es la primera vez que en la provincia de Chubut se utiliza esta calificación de femicidio transversal, por lo cual esperamos con ansias el resultado”, manifestó la fiscal.

El tribunal, conformado por los jueces Marcelo Orlando, Patricia Reyes y Alejandra Hernández, dará a conocer el veredicto este lunes a las 12.30.

 

El caso

El crimen de Vázquez tuvo lugar el 13 de noviembre de 2020 a las 9.30 de la mañana, cuando Lía fue encontrada en una vivienda del barrio Pujol con múltiples puñaladas en el cuello. El informe de autopsia reflejó que Lía falleció producto de un “degüello homicida, recibiendo previo a ello una herida contuso punzante en el cráneo, varios cortes en el rostro y el cuello y una herida penetrante en el hemitórax izquierdo”.

Según la hipótesis de los fiscales Bugueño y Pucheta, luego de cometer el crimen, Orellana robó 30.000 pesos de la vivienda de la víctima, para luego darse a la fuga en un vehículo Volkswagen Gol Trend blanco.

Finalmente, Orellana fue capturado poco después durante una serie de allanamientos.