El impactante testimonio de la ex de la Mole Moli “Fueron 30 años de violencia”

Marta “La Negra” Galiano afirmó que no ve a cuatro de sus cinco hijos porque se pusieron del lado del ex boxeador
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on linkedin

Marta “La Negra” Galiano, la exesposa de la Mole Moli, dio detalles de su situación actual mientras se llevan adelante las audiencias de la denuncia por violencia de género que inició contra su exmarido. “Empezaron los golpes cuando me decía que Marina no era su hija. Hay golpes marcados en toda la casa”, aseguró la mujer en diálogo con Intrusos (América).

Además de recordar los maltratos del exboxeador, Marta se largó a llorar al revelar que ya no tiene relación con cuatro de sus cinco hijos: “Ahora estoy sola con la gringa. Yo no estoy en contra de ellos, me duele porque ellos lo vivieron conmigo acá adentro, pero eligieron al padre y espero que algún día se den cuenta”. Más allá del calvario que está viviendo, aseguró que perdona a sus hijos.

“Lo que más me duele es que no tenga relación con la Gringa, ella no tiene la culpa de nada”, agregó. En ese sentido, explicó que la Mole se niega a tener contacto con la joven, a quien no reconoce como propia. “Yo a él siempre lo acompañé, jamás lo traicioné ni le falté el respeto, siempre estuve a la par, durante 30 años, hasta que nos separamos estuve con él… después de denunciarlo hasta le seguía limpiando la casa”, concluyó.

“Pensé en ahorcarme”: la exesposa de la Mole Moli relató el peor momento de su vida

Al escuchar el calvario que detallaba Marta, Karina Iavícoli quiso saber si en alguna situación había pensado en hacerle algo malo a la Mole Moli. “No, jamás, nunca. En ese sentido no… Yo sí pensé en quitarme la vida porque estaba cansada. Eso que dicen que tomaba alcohol, era para no ahorcarme. Ahora dicen que soy alcohólica, pero ellos no saben lo que viví esos tres meses acá adentro”, reveló la mujer entre lágrimas.

“Dios me sacó adelante, y mientras Dios me ayude voy a seguir adelante. Y espero que mis hijos lo vean. Yo les perdono todo a mis hijos”, agregó. En cuanto a su situación actual, la mujer contó que actualmente trabaja en la casa de su hija.

Fue en ese momento cuando Marcela Tauro quiso saber si necesitaba algún tipo de ayuda económica. “Mi hija y mi yerno son los que me dieron dinero cuando me separé de Fabio. Yo no paso necesidades, mi padre nos enseñó a seguir adelante con una taza de mate cocido y un pedazo de pan duro”