Día de la Hipertensión Arterial: causas, tratamientos y porqué se considera el “mal silencioso”

Según la OMS, es una causa importante de muerte prematura a nivel mundial. Cuáles son las terapias y que proponen los expertos para que los pacientes las continúen en el tiempo. Por qué, en algunos casos, puede ser hereditario.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on linkedin

Cómo cada año este miércoles 17 de mayo se celebra el Día Mundial de la Hipertensión Arterial, una fecha avalada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para generar conciencia y promover los esfuerzos para prevenir, diagnosticar y controlar este cuadro.

En ese marco, Jorge Aguirre Herrera médico cardiólogo comentó que “es una enfermedad multifactorial, lo que quiere decir que puede ser muchas las causas por las que se presente”. 

Particularmente en Argentina, se estima que un tercio de la población adulta es hipertensa; mientras que los resultados de la Encuesta Nacional de Factores de Riesgo, realizada por el Ministerio de Salud y el INDEC, muestra que esta prevalencia tiende a mantenerse estable.

En cuanto a los síntomas y el porqué se lo denomina el “mal silencioso”, el médico aclaró que “muchas veces los pacientes no presentan síntomas, sin embargo hay una serie de signos que se suelen vincular con esta condición, como por ejemplo la cefalea, el derrame conjuntival (ojo rojo), la epistaxis (sangrado nasal) o los mareos. En la mayoría de estos casos, el aumento de la presión arterial no es la causa del síntoma, sino su consecuencia“-explicó.

Casos hereditarios 

Entre el 90% y el 95% de los personas con HTA son hipertensos esenciales o primarios, es decir que no hay una causa específica a la que se puede atribuir la enfermedad. En estos casos, el componente hereditario suele ser muy importante.  “Una parte de los hipertensos que puede ser hereditarios tienen, por lo general, una causa secundaria que genera la enfermedad”-informó.

Prevención

El médico especialista recomienda, mantener una dieta saludable que incluya actividad física regular, dieta sin sal y un peso adecuado puede retrasar la presentación de hipertensión arterial. A esto se suma, de acuerdo a las últimas recomendaciones publicadas por el Organización Mundial de la Salud, algunos hábitos positivos como agregar frutas y verduras frescas a las comidas, reducir o evitar el consumo de alcohol y dejar de fumar en aquellos pacientes que tengan este hábito.