Dejó a su hija de tres años adentro de una jaula con osos

La madre de la niña se encuentra detenida acusada por tentativa de homicidio
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on linkedin

Una mujer arrojó a una niña a la jaula de un oso pardo. Varias personas, entre ellas miembros del personal, intentaron impedirla, pero la mujer consiguió tirar a la niña por encima de la valla metálica de protección y la menor terminó cerca del animal, de nombre Zuzu. Ocurrió en el zoológico de Tashkent, capital de Uzbekistán.

Tras el incidente, se confirmó que la mujer es la madre de la pequeña, que fue arrestada y ahora está acusada por tentativa de homicidio.

Por suerte, el oso solo se acerсó a ella, la olfateó y se alejó. “Los trabajadores de la sección de depredadores reaccionaron rápidamente y comenzaron a atraerlo [a Zuzu] hacia una sección interior, donde no tardó en entrar”, informó el zoológico a través de su página de Facebook. La niña fue rescatada y posteriormente examinada por una enfermera.

Temieron lo peor

Los cuidadores y los espectadores vieron con horror cómo el enorme animal llamado Zuzu fue a investigar a la niña, pero increíblemente no la atacó. Solo la olfateó, se dio media vuelta y se alejó, dijeron los testigos. Allí aprovechó el personal del zoológico para rescatar a la pequeña.

Los testigos habían tratado de impedir que arrojara a la niña al recinto, dijo un portavoz del zoológico en Tashkent, Uzbekistán.

Uno espectadores recordó el tenso y dramático momento: “Una mujer joven arrojó a una niña al recinto de un oso pardo, frente a todos los visitantes. No estaba completamente claro cuál era su motivo. Tanto los visitantes como el personal del zoológico intentaron detenerla, pero fallaron”.

Y concluyó: “Tenemos miedo incluso de pensar cómo hubiera terminado esto si el oso reaccionara ante el niño pequeño como si fuese su presa”.

“Zuzu, un oso pardo caucásico macho estaba observando a la mujer, quien arrojó al pequeño sobre una cerca de metal. Se puso de pie lentamente, bajó por la zanja, caminó hacia la niña, la olfateó y regresó”, dijo otro testigo.

El zoológico dio mas detalles en su comunicado. Y remarcó las características del animal, al tiempo que ponderó el trato que le dan los cuidadores. Describió a Zuza “como un depredador equilibrado, que no tiene malicia hacia los humanos. Y queremos destacar el resultado del tratamiento adecuado del depredador cautivo por parte de nuestro personal, su actitud amable y cuidadosa con el oso”.

“No tratan a los osos con brusquedad, intentan mimarlos con golosinas todo el tiempo y pueden controlar fácilmente su comportamiento, incluso en una situación tan extrema”, dijo el zoológico.