Conflicto de origen patagónico: Chile pidió explicaciones a Argentina por la modificación del curso de un río que quedó sin agua

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on linkedin

 

 

La alerta se generó por un hecho tan visible como llamativo y fue dada por ganaderos y empresarios de turismo de la zona. Por primera vez desde que tenían memoria, el cauce del río Vizcachas se secó por completo. El afluente de carácter binacional que nace en el sudeste de la provincia argentina de Santa Cruz, hasta llegar a la comuna chilena de Torres del Paine, en Magallanes, ofrecía un aspecto irreconocible.

La situación fue agravándose con el correr de las semanas y a los estancieros no les quedó otra que escalar la situación e intentar averiguar lo que estaba pasando con el río, cuyas aguas de características internacionales nunca habían desaparecido.

El río se secó en febrero por primera vez en la historia y fue bastante impactante para toda la gente de la zona, porque no sólo afecta a ciudadanos chilenos, también a estancias argentinas.

“Se trata de obras que infringen el Tratado sobre Medio Ambiente y protocolo sobre recursos hídricos del año 1991. En concreto, hay al menos seis obras que conducen y desvían totalmente las aguas a decenas de kilómetros de su cauce natural. Es una situación muy irregular porque son canales que tienen hasta 30 o 40 kilómetros de largo y desde ahí se llevan el agua. Han habido denuncias de distintas personas”, añadió Sergio Rodríguez Oro, abogado de los propietarios de la estancia San Luis.

Según consignó el diario chileno El Mercurio, luego de conocidos los antecedentes, un equipo de la Dirección de Fronteras y Límites (Difrol) viajó a Torres del Paine para revisar in situ la situación. El órgano fiscalizador se reunió con los estancieros denunciantes, recorrió la zona y luego emitió un informe que fue derivado a la Cancillería. “El hecho de que el río Vizcachas se haya secado completamente escapa a causas naturales, y solo puede atribuirse a la intervención de su cauce en territorio argentino”, se lee en uno de los dos informes redactados a contar de la visita de la Difrol. Acompañados por un set de fotografías, se da cuenta del progresivo cambio en el río, en el que se ve a personas incluso pescando en sus aguas en 2017, mientras que en marzo pasado ya se aprecia seco.

“La estancia argentina más afectada es Cazadores, que es la estancia que está pegada a la frontera y que es la que colinda con la estancia San Luis. Ahora desde Argentina no hemos tenido ninguna respuesta”, dice el abogado que defiende a la parte chilena. “Se conversó con Javier María De Urquiza, presidente del Consejo Agrario Provincial de Santa Cruz. Está en conocimiento y nos manifestó que desde Argentina eran obras que no tenían autorización”, señaló el abogado chileno.

La Cancillería chilena, en tanto, confirmó la solicitud de información al vecino país y se está a la espera de alguna respuesta por parte de Argentina.

 

Fuente: Infobae