Con maniobras de RCP, policías lograron hacer respirar a un nene de 5 años sin signos vitales

Otra historia de héroes comunitarios, ciudadanos comprometidos. No le llamamos héroes anónimos porque –afortunadamente- podemos identificarlos y así agradecer cada gesto que hace posible pensar en una sociedad mejor.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on linkedin

Es la historia del sub inspector Lellis Villegas, la sargento Sonia Villagrán y el sargento José Mansilla, quienes -con maniobras de reanimación cardiopulmonar (RCP)-, lograron que un niño de 5 años volviera a respirar.

Tras ese procedimiento clave,  Isaías pudo llegar hasta el nosocomio para recibir  oxígeno. Todo el recorrido, antes de llegar al Hospital incluyó un operativo de tránsito para trasladar de urgencia al pequeño.

Adrian Flores, móvil de LaTribuna, en Radio del Mar, pudo dialogar con los agentes que a diario se comprometen en acciones solidarias, personal que recibió el reconocimiento por parte de la Jefatura de policía.

Al respecto de tan noble intervención, Lellis Villegas relató “en esta oportunidad como en la anterior, he podido dar la solución que ha requerido en el momento, cuando estamos en la Guardia de la comisaría y se presenta la señora con su niño y que tenía problemas respiratorios, no podía respirar por su cuenta y con la ayuda del personal a mi cargo sargento Villagran, el sargento Mansilla el resto del personal del turno, logramos trasladarlo de manera inmediata gracias a la colaboración del personal de Comisaría Mosconi y la Seccional Primera hasta el Hospital Regional, donde le dieron las atenciones esenciales y que recupere la conciencia”.

En momentos de desesperación extrema, cuando está en juego la vida de un niño, toda acción y reacción debe ser inmediata, cada segundo cuenta. Y con solo pensar la distancia que debieron recorrer hasta llegar a destino, atravesando el transito complejo en un horario clave de circulación en la ruta nacional N°3, el relato estremece aún más. Y cuenta Lellis, “hasta donde tenemos la información, el único lugar que tenía las condiciones para la atención a niños era la sala de pediatría del Hospital Regional, por lo que fue esencial la colaboración de todas las comisarías que estamos entre kilómetro 8 y el centro”. “Lo que hice primeramente fue tomar a Isaías en brazos y comprobar los signos vitales. En lo que era el pulso se notaba un leve registro cardíaco y respiración iba de a poco, así que le pedí a mi encargada de turno que diagrame el operativo para llegar de inmediato al hospital. En dos puntos del recorrido se constató que Isaías no estaba respirando, por lo que tuve que hacer una maniobra de RCP. En el momento uno no se da cuenta del riesgo ni de la magnitud de lo que uno está haciendo, pero después al volver a tu casa y te das cuenta de lo que hiciste, ahí es cuando te bajan las revoluciones. En el momento en el día a día hay que hacer lo que te nace”.

 

La capacitación es esencial

Luego de analizar el accionar conjunto, donde se conjugan las emociones y el deber, Villegas reflexiona sobre la importancia de la capacitación, “lo principal que se nos incluyó en los diferentes cursos, capacitaciones en la Academia. En esta oportunidad tuvimos que hacer nosotros lo que nos acerquemos al hospital, pero siempre se nos instruyó así. Yo ingresé a la Policía con 17 años, egresé con 20, y actualmente tengo 5 años de servicio . Y estas situaciones por las que por ahí vos decís qué hago metido acá, pero son estos momentos los que te hace levantar la cabeza siempre”.

 

Agradecimiento eterno

Isaías de 5 y Andrea, su madre, estuvieron con Lellis, en la seccional luego de recibir el reconocimiento. Andrea hoy puede contar lo que pasó y entre lágrimas contenidas, la desesperación fue el motor hasta llegar a la policía. “No sentía nada y eso era lo que me preocupaba a mí. Yo estaba llorando en el auto y mi vecina salió y habló al policía y yo encima tenia al bebe y no podía con los dos, íbamos con el pañuelo banco (en el auto) y la gente no se percataba”, cuenta la madre sobre lo vivido, y que será –en adelante- sólo un recuerdo angustiante. Andrea concluyó con un mensaje para Villegas “Dios lo puso ahí, estoy muy agradecida, ya pasó, lo que hiciste es de un superhéroe”.