Chubut culminó el año con 15 adopciones y 10 vinculaciones para 2023

La Dirección General de Adopciones de Chubut cerró el año con un balance positivo: 15 adopciones y 10 vinculaciones a desarrollarse para el 2023.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on linkedin

Sandra Papania, titular del Departamento, puso sobre la mesa todo lo trabajado durante el año en diálogo con Cadena Tiempo.

“Este año vamos a estar cerrando 15 adopciones en total en la provincia y estaremos manejando 10 vinculaciones a ser adopciones el año próximo”, indicó. “Hubo una merma respecto al 2021, que hubo 30 adopciones, pero se juntaron con lo que fue el 2019 y el 2020 de pandemia. A veces la realidad es que hay menos chicos para adoptar”.

“Pudimos resolver todas las situaciones más importantes, estamos a punto de comenzar las vinculaciones del grupo de 4 hermanos que había salido en convocatoria pública. Eso está resulto y forma parte de las vinculaciones para el 2023”.

Explicó que “las vinculaciones son los procesos de integrar de a poco al contexto de familia para que después se convierta en una guarda productiva y termine con adopción”.

Para las vinculaciones no existen tiempos estipulados. “Puede ser dos meses, tres o cinco, paulatino de acuerdo a la situación de cada niño, niña o adolescente, teniendo en cuenta que cada uno tiene un comportamiento, una historia y realidad diferente. En edades menores se resuelven rápido, en edades avanzadas se complica porque ellos necesitan más tiempo y hay que acompañarlos para que sea lo más productivo posible”.

Contar experiencias

Papania adelantó que desde la Dirección de Adopción trabajan en la posibilidad de reflejar experiencias. “Volcar la experiencia de los aspirantes y quizás convocar a algunos de los adolescentes que quieran empezar a contar su experiencia. Es una manera de que la gente lo pueda vivir mejor. Se logra una empatía diferente cuando lo cuenta quien lo vivió. La idea es convocar a matrimonios de distintas edades y situaciones, heteros, igualitarios, parentales, adopciones adolescentes o primeras infancias, para sacar los mitos de la peligrosidad”.

Además se trabaja en el acompañamiento de los chicos y la inserción en el ámbito escolar. “Hay chicos que no quieren que digan en el colegio que son adoptados, quizás porque la pasaron mal, y hay otros que naturalmente lo comentan. Lo trabajamos en la individualidad con las entidades. Está bueno que sepan los chicos en los colegios que esta es otra manera de conformar una familia, que ese nene que no tienen mamá y papá puede tener una mamá y papá sin ser peor o diferente. Es algo para empezar a hablar en la inclusión”.

(Fuente: Diario Jornada )