Caso Báez Sosa: “Perdón porque no pude hacer nada ese día”

Esa fue la movilizante frase que dijo uno de los testigos del caso en la cuarta jornada del juicio contra los ocho rugbiers.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on linkedin

Se llevó a cabo el cuarto día del juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa y el primer testigo en pasar al estrado fue Tomás Bidonde, un joven que estuvo presente en la noche del 18 de enero de 2020 en el boliche Le Brique y presenció el ataque de los acusados al joven de 18 años.

Al cabo de unos días, supo que el chico al que habían golpeado frente a sus ojos había muerto y llamó a la fiscalía para prestar declaración sobre lo que había visto.

Su testimonio en el Tribunal Oral en lo Criminal Nº1 de Dolores fue movilizante para todos los presentes en aquel lugar y él mismo no pudo contener las lágrimas al recordar lo sucedido esa noche.

Luego de testificar, el joven se acercó a Silvino Báez y Graciela Sosa y los abrazó, pidiéndoles perdón por no haber podido hacer nada en esa oportunidad, a lo que la madre del joven asesinado respondió: No me pidas perdón porque hiciste lo que pudiste. Te agradezco por todos los testimonios que diste yte pido que seas feliz.

Asimismo, se estrechó en un fuerte abrazó con Tomás D’Alessandro, uno de los amigos de Fernando que declaró en la segunda jornada del juicio por homicidio agravado.

Qué dijo Tomás Bidonde en su declaración

El joven que presenció el ataque frente a Le Brique complicó aún más a Máximo Thomsen al contar que el rugbier le había dado “dos puntinazos” en la cabeza a la víctima cuando ya se encontraba en estado de indefensión y, también, apuntó contra Ciro Pertossi como uno de los principales agresores de esa noche.

Además, Bidonde fue claro en señalar que había más participantes en la golpiza: “A Fernando veo que le pegan cuatro, en principio”.

En la instancia declaratoria, la defensa encabezada por el abogado Hugo Tomei solicitó que Bidonde dibuje un croquis con la secuencia de lo sucedido y, entonces, el joven presentó el pedido frente a los jueces María Claudia Castro, Christian Rabaia y Emiliano Lázzari, con la clara muestra de “Fernando de rodillas intentando sujetar los golpes”.

También, el testigo detalló dónde se encontraban los que atacaban a los amigos de Fernando, entre quienes identificó a Ayrton Viollaz y a otro de “rodete samurai”, en referencia a Matías Benicelli.

Finalmente, destacó el rol líder de Máximo Thomsen y aseguró que “lo más llamativo” de la situación fue “la agresividad” de quien se presume que dio la patada final que ocasionó la muerte del estudiante de Derecho.