Campaña solidaria “Todos por Marina”

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on linkedin

Con una carrera de 31 años en los medios y con varios de ésos al frente de diversas propuestas radiales en varias frecuencias de la ciudad, Marina Pérez Botel es una comunicadora reconocida en la región, y además directora de Radio Magna 97.9.

En los últimas semanas, su nombre se reitera en las noticias, en las redes sociales y en el boca a boca de quienes la conocen. Su nombre resuena pero no por su carrera sino por un pedido que debió convertirse en campaña solidaria para poder adquirir el medicamento que mitiga su dolor, mientras atraviesa un complejo panorama en su salud.

“La vida no la tiene comprada nadie” reflexiona Marina en torno al pedido urgente que hace a la comunidad. Sin los beneficios de una obra social prepaga, Marina debe peregrinar para poder conseguir Neocalmans, dosis de morfina que le ayuda a sobrellevar su dolor.

Su problema de salud requiere de la ayuda solidaria mediante una campaña denominada “Todos Por Marina”. Hoy, ella es el foco de una campaña luego de haber participado activamente en numerosas propuestas similares que tenían como destinatarios a ciudadanos de esta ciudad y la región. Su salud se ve aquejada por problemas en la columna vertebral y fue en 2017, durante el temporal, que tanta acción fisca en pro de la comunidad le pasó factura. Desde entonces, las dificultades cervicales no disminuyeron y desde hace 6 años está en tratamientos para el dolor “es un tratamiento que ha pasado por diversas escalas analgésicas hasta llegar a la morfina” y pese a una internación realizada en el hospital en la que le confirmaran que le administrarían las ampollas, ello no ocurrió.

El costo mensual por la adquisición de morfina es cercano a los $200.000. Se trata de morfina oral e intramuscular y cuando empeoró el estado de su columna, el medico indicó continuar con ambas dosis pese a las consecuencias que ello conlleva.

El inconveniente principal que atraviesa Marina para obtener el medicamento es que el médico que controla su proceso no es personal sanitario del Hospital Regional. Es éste nosocomio el que –bajo estricto control de estupefacientes- puede suministrar las dosis de morfina. Intentando superar ese impedimento, Marina cuenta haber dialogado con toda autoridad de salud en la provincia, desde el secretario, hasta los directivos del HR, del área programática y con todas las autoridades sanitarias de Chubut.

“Es una enorme frustración y me ayudaron los oyentes a adquirir 20 ampollas recetadas por el médico, porque se dio a conocer a través de las redes sociales una campaña y han aportado mediante Mercado Pago”. “Es muy triste esto porque ya vivir con esta medicación no es agradable, tiene consecuencias bastante duras para el organismo, pero lo más duro es que me nieguen el medicamento” relata Marina, mientras espera poder obtener el certificado de discapacidad. Una vez adquirido ese documento,  no necesitará del aporte de nadie pero muestras tanto las colaboraciones las recibe por Mercado Pago. Quienes puedan colaborar podrán hacerlo mediante el alias radiomagna  – Marina celeste Perez Botel.