Buscan intensamente al perro que ayudó a encontrar a los cuatro niños en Colombia

Wilson, el perro rescatista que encontró y acompañó a los menores perdidos en la selva tras un accidente aéreo, es buscado por el Ejército.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on linkedin

“La búsqueda no ha finalizado”, dijo el Ejército Nacional de Colombia este domingo. Mientras este país sigue celebrando el rescate con vida de los cuatro niños desaparecidos durante 40 días en la selva tras siniestrarse la avioneta en que viajaban, los militares intentan encontrar al último de los perdidos: el perro rescatista Wilson.

Este pastor belga de seis años fue clave para encontrar varias de las pistas que indicaron que los niños estaban vivos y solos en medio de la jungla. Incluso varios recuentos indican que en algún momento el perro encontró a los niños por su cuenta y pasó tiempo con ellos.

Pero ahora no aparece, previsiblemente perdido en una selva peligrosa y de clima adverso, hábitat de muchos depredadores. Bajo la premisa de que “ninguno se queda atrás”, el Ejército busca al perro Wilson como “uno más del comando”.

“Desorientado” en la selva

Wilson se perdió en medio de la selva amazónica colombiana durante el rescate de los cuatro niños indígenas Lesly, Soleiny, Tien y Cristin. Estos fueron finalmente encontrados el pasado 9 de junio gracias al esfuerzo de militares y un grupo de indígenas. Ahora se recuperan en un hospital de Bogotá, la capital del país. En el accidente de la aeronave murieron todos los tripulantes excepto los niños, incluyendo su madre, un dirigente indígena y el piloto.

El perro fue muy importante en las labores iniciales de rescate y ayudó a mantener viva la esperanza de que los menores seguían vivos cuando encontró un biberón rosado en medio de la vegetación.

El ejercitó reportó el extravío del animal el pasado jueves. “Debido a la complejidad del terreno, la humedad y las adversas condiciones climáticas se habría desorientado”, dijeron los militares en un comunicado. Sin embargo, antes de perderse, varias pistas apuntan a que Wilson pudo haber llegado primero que nadie a los niños, acompañándoles durante un tiempo.

“Amigo de cuatro patas”

La primera de estas pistas viene directamente de los menores. Cáceres añadió que los niños hablaron “del perrito que se les perdió, que no saben dónde quedó y que los acompañó un rato”. Según Astrid Cáceres, directora del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, entidad que vela por los derechos de los niños, los menores indicaron haberse encontrado con un “perrito” en la selva, sin especificar si éste era Wilson.

A esta pista se suma que los militares aseguran haber “encontrado huellas que serían de los menores y muy cerca también las que podrían ser del perro”. Durante una visita a los niños en el hospital del comandante de las fuerzas armadas, Helder Fernán Giraldo Bonilla, las niñas Lesly y Soleiny le entregaron unos dibujos que parecen ser del perro Wilson. Un recordatorio del “inmenso esfuerzo de nuestros soldados y de nuestro #Amigode4patas Wilson” al que no “dejarán atrás”, reafirma el Ejército.