Una vida llena de colores y belleza en el arte

María Helena Felis ha encontrado en el arte abstracto su forma de expresión más íntima y profunda. A lo largo de sus casi treinta años de exploración artística, ha abrazado el desafío de la abstracción como un viaje hacia lo maravilloso, una travesía de autodescubrimiento que se ha convertido en obras maestras llenas de emoción y significado.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on linkedin

Nacida el 30 de noviembre de 1949 en Algarve, Portugal e influenciada por sus padres para “crecer en un mundo mágico de cuentos y de juegos festivos”. A los 4 años ya dibujaba y tenía un interés
asombroso por los insectos y por las semillas, su redondez y colores.

Llega a Buenos Aires en el año 1958 donde vivió 13 años. Luego se muda Comodoro Rivadavia y posteriormente a Rada Tilly donde comenzó a estudiar pintura con diferentes profesores, entre ellos: Virginia Nahuelanca Constanzo y Mario Lanza.

“La pintura es parte de mi vida, me fascina lo que hago. Los temas de mis cuadros los tomo de las cosas cotidianas, abstrayendo sus formas, líneas y colores, llevándolos al blanco de la tela para resaltar toda su belleza”

En sus momentos de creación, María Helena se sumerge en el acto de pintar con una mentalidad libre y sin restricciones. Deja que su amor y emociones guíen su mano, permitiendo que los
colores y las formas fluyan en el lienzo de manera orgánica. Este proceso es una experiencia profundamente personal, un diálogo entre el artista y su propio mundo interior.
Por otro lado, la observación también juega un papel vital en su obra. María Helena se sumerge en la belleza de lo cotidiano y lo transforma en una expresión artística. Las formas de las semillas,
los colores de las abejas, los arbustos y las arenas voladas de la Patagonia se convierten en elementos inspiradores en su arte.
Este enfoque requiere una atención meticulosa a los detalles y una habilidad para captar la esencia de lo que observa.

“La abstracción de mis pinturas responde a la necesidad de sintetizar las cosas reales que observo día a día. El fluir constante de la naturaleza circundante y la cantidad de detalles que cambian de un momento a otra maravilla mi mirada de tal manera que intento que algo de esa belleza quede aterrizado en una linea, en una forma, en un ritmo o en una combinación de colores”

El uso del óleo es fundamental en el proceso creativo de María Helena. Le permite crear texturas ricas y profundas en sus obras, lo que agrega una dimensión táctil y sensorial a sus piezas. La espátula y el pincel se convierten en extensiones de su alma, llevando su visión al lienzo con maestría.

La artista comenta la influencia de Vasily Kandinsky (1866-1944), artista ruso quién se consideró por varios años el padre del arte abstracto. Fue un gran estudioso, teórico y práctico de la comunicación visual, de los elementos básicos como son el punto, la linea y el plano; y de la simbología de los colores. Fue además uno de los profesores de la primera escuela de diseño del mundo llamada Bauhaus.

“La luz pasea por todos los rincones de la casa que habito dando vida a todas las cosas. A veces rebalsa el sol pleno en ellas y otras veces sus contornos se confunden en las penumbras. Los colores van pasando por las cosas como si pudiera comprimirse en el tiempo uno detrás del otro: rojo, naranja, verde, amarillos, azul… y de pronto no hay manera de nombrar sin estar dispuesto a que este cambie el siguiente instante”

El trabajo de María Helena Felis ha sido expuesto en diversas galerías y centros culturales, lo que demuestra el impacto de su arte en diferentes localidades. A través de sus pinturas abstractas,
trasciende las barreras del lenguaje y la cultura, comunicando emociones universales y tocando el corazón de quienes se conectan con su obra.

María Helena es un ejemplo de cómo el arte abstracto puede ser una puerta de entrada a un mundo de autodescubrimiento y expresión personal. Su viaje artístico, desde Portugal hasta Comodoro
Rivadavia, y finalmente Rada Tilly, es un testimonio de la belleza que se encuentra en la creatividad y la pasión. Sus cuadros son un reflejo de su alma, una invitación a explorar los misterios del arte abstracto ya embarcarse en un viaje interior a través del lienzo.

“Todas las ideas que asoman a mi mente en estos momentos de contemplación son traducidas a imágenes por mi espíritu que se resiste a que estas maravillas se pierdan cuando se ponga nuevamente el sol”