Un auto con historia de producción nacional

En este momento el auto que perteneciera al General Juan Perón se encuentra en exhibición en el Centro Cultural Kirchenr. Una reliquia de una época de producción nacional.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on linkedin

Justicialista fue una serie de automóviles producidos en Argentina entre 1953 y 1955 por la Industrias Aeronáuticas y Mecánicas del Estado (IAME), durante el segundo gobierno del presidente Juan Domingo Perón.

En 1953, el Brigadier Juan Ignacio San Martín, responsable de la IAME, le propuso al presidente Juan Domingo Perón la fabricación de automóviles. Esto para aprovechar las instalaciones metalmecánicas del IAME.

A fin de acortar tiempos de desarrollo se importaron un automóvil y una rural DKW y se adaptó su tecnología. Originalmente el motor era de dos cilindros con baja potencia que resultaba insuficiente para el sedán. Entonces el Ing. Raúl Magallanes propuso un motor de dos tiempos pero con cilindros tipo en “U”, solución usada por la fábrica austríaca Puch en sus motores de 125 y 250 cc.

El motor de Magallanes era completamente original pero con cuatro cilindros, dos cámaras de combustión y una cilindrada de 800 cc y se lo denominó M-800.

Para la carrocería se inspiraron en el Chevrolet 51 y los diseñadores aeronáuticos del IAME le dieron su particular imagen.

Para los coches sport se aplicó una novísima tecnología del plástico reforzado (poliéster) con fibra de vidrio a fin de bajar el peso, estimado en 850kg. Argentina se convirtió así en el tercer país en el mundo en utilizar este material: Sidney Hebert Allard, un constructor británico de autos deportivos, fue el primero en utilizar esta tecnología en 1937, y General Motors lo hizo solo unos meses antes del lanzamiento del Justicialista a través del Chevrolet Corvette.1​

Luego de varios prototipos se definió por una versión de techo duro 2+2, esto es, que permitía hasta cuatro pasajeros. De este modelo se fabricaron solo 167 unidades antes del cierre compulsivo.1​

Un modelo con este tipo de carrocería fue regalado por el presidente Perón al presidente Anastasio Somoza García de Nicaragua y fue el único ejemplar de Justicialista exportado. El Justicialista Sport obtuvo una relevancia internacional luego de su exhibición en la ciudad de Nueva York en 1954, donde ganó el Gran Premio de Elegancia en el Salón del Automóvil realizado en el Madison Square Garden.1