Espacio de Publicidad
Sociedad

Industria y municipios trabajan para desarrollar el reuso de residuos pesqueros

El procesamiento del residuo en la industria pesquera avanza hacia el reuso dejando de lado viejas prácticas que datan de más de 30 años. Los gobiernos municipales reglamentan la actividad con ordenanzas y el Ministerio de Ambiente coordina controles.

La subsecretaria de Gestión Ambiental provincial, Mariana Vega dio detalles sobre la búsqueda de ordenamiento de una actividad, novedosa en los últimos años de la mano de la pesca del langostino, que traía aparejada una importante problemática ambiental.

Hoy se ha dejado de lado la práctica de la disposición final de los residuos en los ex basurales de Rawson (cavas municipales) y Trelew, y las cavas municipales de Puerto Madryn.

La disposición final de los residuos pesqueros está en pleno proceso de mutación hacia una instancia de agregado de valor en el reuso. “Todas las empresas que han emprendido este proceso y hoy están procesando residuos pesqueros en la zona (Planta de Harina de Pescado y Landfarming en Puerto Madryn, y Arcante fuera de los ejidos de Rawson y Trelew y equidistante de ambos) han presentado la documentación ambiental (lo que comúnmente se conoce como Estudio de Impacto aunque normativamente hay variantes)”, detalló Vega.

“Esta información obra en distintos expedientes en la autoridad de aplicación (Ministerio de Ambiente y en el caso del Landfarming la Municipalidad) y hoy se está avanzando en la evaluación ambiental correspondiente que implica satisfacer todas las exigencias técnicas para obtener el instrumento legal por el cual se aprueba y se da la habilitación final”, explicó.

El hecho particular (por la adecuación antes mencionada) que se encuentren en evaluación ambiental no implica que no se hagan controles e inspecciones que también constan en los expedientes para todos los emprendimientos.

Respecto del proyecto que desarrolla la empresa Arcante, la funcionaria aclaró que “esta Autoridad de Aplicación no permitió ni permite la disposición en un basural a cielo abierto y que no es lo que está haciendo la empresa, y que de las inspecciones realizadas (acreditadas mediante actas de inspección en expediente) se desprende que no hay olor a pocos metros más allá del lógico del momento en que se descarga el residuo hasta su tapado”.

La realización de los controles correspondientes y el establecimiento de plazos “es la forma de poner legal una situación que se estaba dando y, al mismo tiempo, ser equitativos para todos”.

 

Ver más

Noticias relacionadas

Close

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker