Shakira hace temblar al futbolista en medio de la puja por el divorcio

Tanto el defensor del Barcelona como la artista contrataron a reconocidos abogados para dirimir la división de bienes y la tenencia de sus hijos. Pero la cantante contaría con información extra
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on linkedin

La separación de Piqué y Shakira luego de 12 años de relación y con dos hijos de por medio (Milan y Sasha, de 9 y 7 años) continúa sumando capítulos.

Es que, luego de la confirmación de la ruptura mediante un comunicado difundido por el entorno de la cantante, y de la filtración de las supuestas infidelidades por parte del futbolista, hoy -según publica Infobae– la puja se trasladó a Tribunales.

Es que las celebridades ya han puesto la división de bienes y el régimen de custodia de los niños en manos de abogados. En España aseguran que la artista contrató al estudio de Pilar Mañé, reconocida profesional de Barcelona. Y que el marcador central se asesoró con el bufete Tamborero, que trabajó en el divorcio de la tenista Arantxa Sánchez Vicario.

En Europa, al parecer, la pareja costeó los gastos ”al 50%”. Ambos obtuvieron una gran fortuna debido a sus actividades, por lo cual los números parecieran estar casi acordados.

Según Celebrity Net Worth, Shakira acumularía más de 300 millones de dólares, a partir de lo producido en su carrera musical y por publicidades. Los ingresos de Piqué son cuantiosos, aunque inferiores. Su patrimonio superaría los 80 millones de dólares, en base a lo percibido como jugador del Barcelona y las ganancias de Kosmos, su empresa.

En el tiempo que estuvieron juntos, compraron dos propiedades. Una, adquirida en 2012, está ubicada en Esplugues de Llobregat, y tiene una cotización de 4.800.000 dólares. Luego, en 2015, compraron otro inmueble cerca del Camp Nou, el hogar del conjunto culé, tasada en USD 5.3 millones. He ahí el botín a repartir, según los especialistas españoles.

Quedarían fuera de la disputa los bienes que tenían antes del vínculo amoroso. Por el lado de Piqué, su “casa de soltero”, que cuenta con tres plantas y también vale cerca de 5 millones de dólares. Y Shakira, la mansión en Miami, que orilla los USD 14 millones.

Ahora bien, la problemática radica en la tenencia de los pequeños. Aunque la cantante aún no lo hizo público, su deseo sería mudarse a su hogar en Estados Unidos. En el medio, las situaciones que derivaron en la ruptura, que pueden jugar un papel importante en las definiciones.

La versión de que la artista habría contratado detectives para comprobar sus presunciones de infidelidad está extendida en España. Y ese material podría ser usado como elemento de presión si el arreglo se dilata.

El sitio Informalia ofrece la postura de Shakira en la voz en off de integrantes de su entorno. “Está dispuesta a lo que sea, incluso a utilizar y los informes que encargó de Gerard. Ella no era ajena a la afición de su chico por el coqueteo, pero desde luego nunca pensó que él le hubiera sido infiel desde prácticamente el año en el que se conocieron”, es una de las revelaciones.

“Lo hacía ante los ojos de otras y otros. Eso sí, casi siempre en sitios privados, para que no se pudiera publicar ni una foto”, añadió la misma fuente.

Además, salieron a la luz los ”trucos” de Piqué para desarrollar sus engaños lejos de las cámaras de los paparazzis.

Toda esa información ya vio la luz. De hecho, el círculo íntimo del referente del Barcelona culpa a Shakira y a sus cercanos de difundir el material para volcar la opinión pública en su favor.

Según comentaron fuentes cercanas al futbolista, el ”macro informe Piqué”, “tiene todas las andanzas de él y algunas sorpresas que no van a dejar a nadie indiferente. Hay cosas que podrían hacerle mucho daño, y no solo en cuestiones de pareja, o familiares”, le indicaron a Informalia.

“Piqué se ha buscado una mala enemiga. Y él lo sabe. La conoce mejor que nadie. Y tiene ira, rencor y recursos suficientes para complicarle la vida”, completó la misma voz sobre el expediente que puede hacer temblar a Gerard.