Pesa 220 kilos y no puede caminar, pero huyó sin que nadie lo viera: lo detuvieron tras dos meses de búsqueda

Escapó de la casa de Mar del Tuyú en la que cumplía la prisión domiciliaria y se escondió en Lomas de Zamora. Fue condenado a 30 años de cárcel en Italia.

  • Publicado el sábado 09 de octubre de 2021 en Policiales

Un hombre condenado a 30 años de prisión por la Justicia de Italia fue detenido por la Interpol durante este jueves en una casa de Lomas de Zamora, al sur del conurbano bonaerense.

Se trata de Antonio Alejandro Mirabó, un argentino con nacionalidad italiana que había sido condenado en el viejo continente por haber cometido delitos contra la propiedad, la libertad y la integridad sexual, entre noviembre de 1992 y julio de 2015.

Con pedido de captura internacional desde 2019, era buscado en Argentina por el Departamento Interpol de la PFA e investigado por el Juzgado Federal de Dolores, quienes lo rastrearon durante dos años.

Finalmente, fue detenido en junio de este año en Mar del Tuyú, cuando lograron ubicarlo debido a un cambio de domicilio en su DNI.

Desde entonces, comenzó a cumplir con un arresto domiciliario en la localidad balnearia por su condición de salud: pesa 220 kilos y no puede caminar.

Pese a sus dificultades, en agosto logró fugarse sin dejar rastros. No tenía custodia policial y no está claro cómo hizo para desplazarse.

Al escaparse, según explicó el dueño de la casa donde alquilaba, Mirabó se llevó “un televisor, una garrafa, un colchón, un equipo de música y hasta las almohadas”.

Tras estar prófugo durante dos meses, Interpol encontró su escondite. Se refugiada en una casa de El Cano al 200, en Ingeniero Budge. Volvieron a capturarlo en un operativo especial en el que debieron colaborar varios trabajadores debido a la contextura física del detenido.

Mirabó debió ser trasladado con ayuda de la División Canes y Explosivos del Cuerpo de Bomberos de la Policía Federal Argentina (PFA).

“Lo levantaron entre los bomberos y lo trasladaron en un carro de asalto hacia el Hospital Rivadavia, donde quedó internado y en calidad de detenido”, contó a Télam un agente que participó del operativo.

Fuentes de la investigación señalaron que el prófugo estaba acompañado de una mujer y un hombre a quienes se los investiga por delito de encubrimiento. Sin embargo, ninguno de los dos fue detenido.

Acerca de los pasos del hombre en Argentina, según indican los registros nacionales, Mirabó vivió en Lomas de Zamora -de donde era oriunda su familia-, Lanús y en el barrio porteño de Caballito.