Opinión

Los chubutenses están entre los que menos subsidios reciben en las tarifas de luz y gas

Por Rodolfo Nahuel Peña (Exclusivo/EES).

Sólo el 10% de los usuarios residenciales de Chubut recibe el beneficio de la tarifa social eléctrica que otorga el Gobierno nacional de Cambiemos y apenas el 14% percibe la del gas. Por una deuda con CAMMESA no hay tarifa social para Comodoro Rivadavia ni para Santa Cruz. La discriminación es muy marcada entre los usuarios de la Patagonia.

La gestión nacional de Mauricio Macri parece tener entre ceja y ceja a la Patagonia. Se hace evidente por los privilegios que otorga en este territorio al grupo de sus selectas amistades extranjeras –que incluye personalidades como Joe Lewis y el emir de Qatar-, y su empeño por explotar a toda costa recursos naturales como la minería y el desarrollo de Vaca Muerta, pero no por sus políticas sociales para los habitantes de la región.

En su paso por el Congreso de la Nación, el Jefe de Gabinete Marcos Peña Braun, respondió preguntas de los diputados sobre la Tarifa Social Federal (TSF) y allí reveló que solamente el 9,9% de los usuarios residenciales chubutenses recibe el beneficio en sus boletas de electricidad; mientras que apenas el 14% percibe la ayuda en las facturas del gas. En todo el país, los subsidios de la TSF alcanzan al 29% de los usuarios de energía eléctrica y al 19% en las tarifas de gas.

Sobre el total de los subsidios a la tarifa social otorgados por el Gobierno nacional a los servicios públicos, en la Patagonia solo se beneficia al 1,99% de los incluidos en la garrafa social, el 2,83% en el servicio de energía eléctrica y el 5,9% en el suministro del gas natural. En conjunto, los usuarios patagónicos con tarifa social representan el 3,12% de todos los beneficiarios de los subsidios nacionales entregados por Nación.

La gestión de Cambiemos se vanagloria de haber aumentado la cobertura a los más pobres con la tarifa social, inclusive hizo eje en su campaña proselitista con el slogan de “pobreza cero”; pero después de dos años y medio de gestión, en la que la pesada herencia parece una luz al principio del oscuro túnel recorrido, Chubut y la Patagonia claramente no se encuentran entre las prioridades sociales del macrismo.

La quita general de subsidios en todo el país que encaró el gobierno de Mauricio Macri y el ex ministro de Energía Juan José Aranguren se conjugó con la fuerte suba de las tarifas de los servicios públicos. Al mismo tiempo se sumaron otros factores: la pérdida de poder adquisitivo de los salarios como consecuencia de la inflación y la devaluación, y la destrucción de empleo como producto de los despidos y la retracción laboral en una región patagónica impactada por la crisis.

Con total desparpajo, el Jefe de Gabinete nacional aseveró que “La baja del gasto del Estado es algo que debemos hacer inexorablemente para evitar futuras crisis evitando así que se deterioran el empleo y los salarios”, para luego resumir que “La Tarifa Social Federal (TSF) es un salto cualitativo en la política de subsidios, por cuanto incorpora criterios explícitos de focalización, procurando minimizar los errores de inclusión (subsidiar a quienes no lo necesitan) y de exclusión (dejar de subsidiar a quienes lo necesitan)”.

Ajuste en la Patagonia

En el marco de los escasos subsidios direccionados a la Patagonia, y con la firme intención del macrismo de avanzar con los recortes como lo demostró con las asignaciones familiares y otros beneficios existentes desde hace décadas, el acompañamiento a los habitantes patagónicos es bien escaso. De Federal como versa el título impuesto por Cambiemos, no se observa mucho contenido.

El intenso frio y los días mucho más cortos en épocas invernales, parecen no ser argumento suficiente para que el macrismo ayude a los pobres chubutenses y patagónicos, tampoco a los trabajadores y la clase media de una región donde las bajas temperaturas golpean fuerte y solo pueden enfrentarse con calefacción y luz eléctrica.

Pero a pesar de aumentos promedios en las tarifas del gas que rondan el 600% desde principios de 2016, lo que se tradujo también en incrementos de 362% para los usuarios con tarifa social; el macrismo discrimina a los chubutenses y patagónicos con la asistencia para los que menos recursos tienen.

Aunque en la Patagonia se registra un promedio salarial elevado, existen bolsones de pobreza y miseria que por los números del alcance de la tarifa social no son beneficiados por una ayuda imprescindible para capear el frío patagónico.

Inclusive se debe tener en cuenta que en toda la Patagonia existen 192.000 pobres, con una marcada incidencia en ciudades como las florecientes Neuquén y Plottier, las azotadas Trelew y Rawson, y hasta la propia Comodoro Rivadavia donde aún se sienten los coletazos de la crisis petrolera y la inmensidad del temporal del año pasado. A ese complejo panorama se le debe sumar la desocupación, que en el Valle chubutense tiene el nivel más elevado de todo el país.

Escasos subsidios a la electricidad

Peña dio a conocer que sobre un total de 4,2 millones de beneficiarios en todo el país, en Chubut solamente se ven alcanzados por la tarifa social a la electricidad suman 14.131 usuarios y en toda la Patagonia esa cantidad asciende a 117.077 usuarios residenciales. Esos datos reflejan que sobre el total de los subsidios a la tarifa social distribuidos en el país, a la Patagonia el macrismo le otorga nada más que el 2,78% y a Chubut el 0,33%.

Como si fuera poco, informó oficialmente que hasta mediados de junio no se otorgó el beneficio de la tarifa social en Comodoro Rivadavia y toda la provincia de Santa Cruz por un endeudamiento que poseen con la distribuidora CAMMESA.

En su Informe 112 brindado a los diputados nacional, Peña detalló la distribución de la tarifa social en el país, la que alcanzó hasta abril a un total de 4,2 millones de usuarios de las diferentes provincias y que representan en promedio al 29,8% de todos los usuarios nacionales.

Con esa firme convicción discrecional, se detectó que en Chubut los beneficiarios de la TSF son solamente 14.131 usuarios de la electricidad y representan el 9,9% de los usuarios residenciales provinciales. En el resto de la Patagonia los datos muestran que en Río Negro los beneficiarios suman 55.293 (21,1% del total) y en Neuquén alcanza a 47.707 usuarios (22,6%).

En la otra punta de la TSF Santiago del Estero con 104.393 beneficiarios (45,5%); Formosa con 67.752 (42,7%); Córdoba con 480.112 (40,1%); Chaco con 139.376 (38,9%); y Misiones con 124.811 usuarios que representan el 37,7% del total de los conectados al servicio eléctrico. En cantidad, los subsidios más abultados llegan al Area Metropolitana de Buenos Aires con 1.323.442 usuarios (27%).

Discriminación patagónica

El promedio nacional de los subsidios eléctricos por usuario y por mes ronda los 403 pesos, según lo ratificó el ministro Marcos Peña sobre la base de los datos primer semestre del año. Por debajo de ese subsidio para la energía eléctrica se posiciones todas las provincias patagónicas. Santa Cruz es la más afectada con un subsidio de solamente 291 pesos en promedio mensual, seguida de Río Negro con 323 pesos, Chubut con 351 pesos y Neuquén con 395 pesos.

En el otro extremo, los usuarios de Formosa son los más subsidiados con 681 pesos. Por encima de la media nacional y superando los subsidios en la Patagonia se posicionaron La Rioja con 563 pesos de promedio mensual por habitante; Entre Ríos con 557; San Juan 499; Corrientes 465; Area Metropolitana de Buenos Aires 451; Catamarca 447; Mendoza 434; Santiago del Estero 431 y Santa Fe 413 pesos.

La estructura de subsidios del actual gobierno nacional tira por la borda aquella máxima histórica de poblar la Patagonia, de las dificultades climáticas para sus habitantes y de las complicaciones que significa vivir en el extremo sur del país; pero esas nimiedades para el presidente Macri que cuando los patagónicos se quejaron en 2016 por el tarifazo al gas acusó a los pobladores sureños de “andar en patas y remeras”.

Cuanto más frío, menos tarifa social al gas

En lo que respecta a los subsidios relacionados a la tarifa social en las facturas del servicio de gas, se observa que cuanto más al sur del país, menos beneficios se entregan; consolidándose como en una negación obtusa que se desacopla de las bajas temperaturas que se soportan en la Patagonia buena parte del año.

En base a los datos hasta el mes de abril aportados por Peña, en Chubut solamente el 14,3% de los usuarios de gas natural por redes reciben la tarifa social y representan un total de 25.389 beneficiarios (el 1,58% del total nacional); aunque no son los más excluidos en las gélidas estepas patagónicas. En contrapartida, el promedio nacional de la tarifa social al gas alcanza al 17,9% de los usuarios residenciales en todo país y abarca a 1,6 millones de usuarios de gas natural.

Haciendo gala de la premisa que cuanto más frío menos subsidio, el macrismo le otorga tarifa social a solamente el 5,9% de todos los beneficiarios nacionales; los suman 95.102 usuarios. El 5,4% de los usuarios de Tierra del Fuego (2.452 beneficiarios) y al 7% de los santacruceños (7.059 usuarios). En la Patagonia Central el beneficio alcanza al 13,2% de los neuquinos (23.759 usuarios) y al 17,6% de los rionegrinos (36.443 usuarios).

Las provincias que reciben un mayores porcentajes de tarifa social son las de Santiago del Estero (26,1%); Salta (25,6%); La Pampa (25,5%); San Juan (24,2%) y San Luis (23,6%). Mientras que en cantidad el podio lo ocupan Buenos Aires con 859.898 usuarios (21,3%); CABA con 136.720 (9,8%) y Córdoba con 121.503 usuarios (16,4%).

Garrafas para pocos

Los subsidios del Programa Hogar se vinculan al precio de venta de la garrafas social para aquellos usuarios que no tienen conexión de gas natural. Allí tampoco las provincias patagónicas tienen una amplia cobertura social y por el contrario se reflejan los peores indicadores de la tarifa social.

Sobre un total nacional de 2.844.597 subsidios a las garrafas, sólo 56.562 usuarios patagónicos reciben el beneficio y representan el 1,99% de todos los otorgados; mientras que en Chubut los beneficiarios ascendieron a 10.341 usuarios y apenas representan el 0,36% del total.

En Tierra del Fuego se otorgaron hasta abril pasado 3.551 subsidios a las garrafas del Plan Hogar, en Neuquén fueron 9.338, en Santa Cruz ascendieron a 13.630 y en Río Negro la alcance fue para 19.702 usuarios.

 

Espacio Publicitario Disponible
Ver más

Noticias relacionadas

Close