Mientras el Gobierno colombiano sigue negociando, continúa el paro multitudinario

El presidente Iván Duque expresó su voluntad de iniciar un diálogo para lograr un acuerdo, tras 15 días de protestas y represión en el país que ya dejaron 41 civiles muertos. Se convocó en las redes sociales un #ParoNacional13M.

  • Publicado el jueves 13 de mayo de 2021 en Sociedad

El alto comisionado colombiano para la paz, Miguel Ceballos, delegado del Gobierno ante el Comité nacional de paro, reiteró este jueves su “plena voluntad” de iniciar una mesa de negociación en aras de lograr un acuerdo, tras 15 días de protestas y represión en el país que ya dejaron 41 civiles muertos.

La feroz represión desatada contra los manifestantes, en tanto, se tradujo este jueves además en una denuncia ante la Corte Penal Internacional (CPI) por “excesos de la Fuerza Pública en la protesta”, y varios delitos durante las manifestaciones que se han desarrollado desde el 28 de abril pasado.

La denuncia está cabezada por el senador Iván Cepeda, del Centro Democrático, pero de ella se hacen parte varias ONG y organizaciones civiles, publicó Télam.

Hay una denuncia en la Corte Penal Internacional por excesos de la Fuerza Pública en la protesta

En el documento, los denunciantes piden que el Tribunal internacional active su competencia al acusar al Estado colombiano “de “no tener voluntad de adelantar las investigaciones en la comisión de acusaciones de la Cámara y demás organismos, debido al exceso de concentración de poder en cabeza del presidente Iván Duque”.

En relación al diálogo, Ceballos, junto al ministro de Trabajo, Ángel Custodio Cabrera, insistieron en que el Gobierno del presidente busca dar este paso con el acompañamiento de la Iglesia y de las Naciones Unidas, que confirmaron su plena voluntad de facilitar el proceso, informó el diario local El Tiempo.

El llamado se conoce este jueves, cuando ya está prevista una reunión entre la Iglesia y Naciones Unidas con miembros del Comité de paro para evaluar propuestas.

“Agradecemos la voluntad que han tenido monseñor Héctor Fabio Henao, director de la Pastoral Social, así como Carlos Ruiz Massieu, representante del secretario general de Naciones Unidas en Colombia. Ellos son prenda de garantía para avanzar en los temas fundamentales que el país espera”, señaló Ceballos en declaraciones al matutino.

El pasado 10 de mayo hubo una reunión entre miembros del Comité y los delegados del Gobierno de Duque, pero no se llegó a ningún acuerdo. Desde entonces los voceros de las movilizaciones no se habían pronunciado.

“Como país queremos retornar a la normalidad, con la urgencia de atender las causas sociales”

IVÁN DUQUE

Luego de una intensa jornada del miércoles, convocada por el Comité Nacional del Paro y que recibió una contundente respuesta de parte de la ciudadanía, el país se prepara para el Paro Nacional 13M, y se esperan concentraciones en el capitalino monumento a Los Héroes, centro emblemático de las protestas. Las redes sociales difunden profusa información sobre el llamado a movilización, que exige la desmilitarización de las calles y el fin de la represión.

Al menos 50 estaciones del Transmilenio, el sistema de transporte público de Bogotá, se encuentran inactivas debido a los daños ocasionados durante las protestas.

Según El Tiempo, hasta ahora no se han notificado bloqueos carreteros ni problemas de circulación desde Cundinamarca, le región en torno a Bogotá. A pesar de que la poderosa jornada de protestas desarrollada el miércoles fue consecuencia directa del fracaso en una anterior ronda de diálogo del Gobierno con los sectores convocantes, el presidente Duque insistió con la búsqueda de consensos.

“Como país queremos retornar a la normalidad, con la urgencia de escuchar y atender las causas sociales. Por eso manifestamos la voluntad de tener espacios de negociación con el Comité del Paro, para que entre todos construyamos soluciones”, escribió en su Twitter.

Las protestas comenzaron el martes 27 de abril contra un proyecto del Ejecutivo de reforma tributaria, iniciativa retirada después por el Gobierno, pero la fuerza de las movilizaciones y la represión de las fuerzas de seguridad y, sobre todo, del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad), derivó en el endurecimiento de las movilizaciones y la ampliación del pliego de demandas.