La Voz: el homenaje de una participante junto a Montaner

La madre falleció escuchando “La gloria de Dios” y su hija le hizo un emotivo homenaje.

En su primera presentación Luciana Irigoyen contó la historia que la unía al músico: “Mi mamá murió hace un mes. Se fue de mis brazos mientras yo le cantaba ‘La gloria de Dios’. Antes de morir ya sabía que iba a estar en La Voz Argentina, se sentó en la cama del hospital y me dijo: ‘Ojalá que algún día yo pueda ir y te vea cantar con Montaner ‘La gloria de Dios’, te voy a estar mirando”.

En aquel momento, el jurado le prometió: “Vamos a cantarla antes de que termine el programa, y te voy a llevar de la mano hasta la final”. Sin embargo las cosas se dieron de manera diferente.

De cara a las batallas, Luciana se enfrentó a Sergio Verón cantando “La barca”, pero Montaner finalmente se decantó por su compañero. En ese momento, Marley le recordó al jurado que había un asunto pendiente, y fue entonces cuando el artista se unió en una versión conmovedora de “La gloria de Dios”.

Pero hubo una sorpresa más, porque gracias a la opción de “robo” (en la que otro jurado puede pedir por un participante sin equipo), la joven de 28 años vio como Lali Espósito y La Sole se pelearon por su continuidad. “Esto es muy simple, vos no podés no estar en este programa, ni pensar por asomo que no podés cantar más. Porque lo que te enseñó tu mamá fue empujarte a seguir cantando, que nunca abandones eso que te llena de luz, y de recuerdos con ella. Las canciones nos conectan con la vida”, resumió Espósito.

Luciana se decantó por Soledad, y con ella pasó a la siguiente ronda.