La razón por la que casi acaba la carrera de Brendan Fraser

Protagonizó éxitos como “George de la jungla” o “La Momia” y se convirtió en uno de los actores más taquilleros del cine. Estaba en la cima de su carrera cuando desapareció sin decir nada. Una década más tarde, reveló su dolorosa verdad y regresa a lo grande

  • Publicado el sábado 04 de septiembre de 2021 en Espectáculo

En los 90, Brendan Fraser fue una de las estrellas más populares del cine por sus papeles de George de la Selva, la trilogía de la momia o Al diablo con el diablo. Sus fanaticos podian disfrutar del actor casi sin respiro, sin embargo en unos pocos años paso de protagonizar éxito tras éxito a practicamente desaparecer de la pantalla grande.

En 2018, el actor reveló que padeció una profunda depresión que lo llevó alejarse de la industria. Un hecho puntual lo golpeó muy fuerte. Uno de los actores más agradables de Hollywood lo pasó muy mal. Pero consiguió recuperarse y volvió, una vez más, a la acción.

Pese a estar desaparecido por años, 2021 promete ser el año en el que Brendan Fraser vuelva con todo a la pantalla grande. A sus 52 años está listo para interpretar uno de los papeles más importantes de su carrera bajo las órdenes de Martin Scorsese.

En una reciente entrevista, que rápidamente se volvió viral, la estrella se emocionó hasta las lágrimas tras reconocer todo el apoyo del público. Ahora busca recuperar su lugar en el cine.

Colapso corporal

Los esfuerzos físicos y su negativa a utilizar dobles de acción lo apartaron por primera vez de la industria. En declaraciones a la revista GQ en 2018, Fraser confesó que tanto se esforzó por ofrecer excelentes actuaciones físicas en sus películas que terminó destrozando su cuerpo. Mantener su apariencia tuvo un costo extremo para él.

Su historia #MeToo

El segundo retiro de Fraser fue provocado por un traumático episodio que calló por años. Animado por el movimiento #MeToo, en 2018 el actor confesó que el periodista Philip Berk abusó de él en 2003 en el hotel Beverly Hills después de un almuerzo organizado por la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood, entidad que entrega los Globo de Oro.

Según describió en la entrevista con GQ, dos años antes de convertirse en presidente de la poderosa organización, Berk se le acercó para saludarlo y aprovechó el gentío para pellizcarle el trasero y, posteriormente, empleó uno de sus dedos para tocarle la zona entre los testículos y el ano. El propio Berk hace mención de este hecho en sus memorias, pero en esas páginas indicó que aquello fue una broma. Pero Fraser tiene una versión muy distinta: “Su mano izquierda se extiende, me agarra la nalga y uno de sus dedos me toca en el perineo. Y empieza a moverlo”, detalló el actor a la publicación.

Tuvieron que pasar quince años para que Fraser decidiese hacerlo público y eligió hacerlo en un momento crucial en Hollywood cuando muchas de sus compañeras daban un paso adelante y denunciaban los abusos que habían sufrido a lo largo de su carrera a manos del condenado productor cinematográfico Harvey Weinstein y otros hombres poderosos de la industria. Él también tenía una historia. “Sólo sé que es mi verdad. Y es la que he contado”.