La precarización del trabajo doméstico en números

El lanzamiento del programa “Registradas” reveló cifras alarmantes de informalidad

  • Publicado el miércoles 06 de octubre de 2021 en Sociedad

En Argentina, el 98,7% de las personas que trabajan en casas particulares son mujeres y 7 de cada 10 no están registradas. Esta semana, el Gobierno nacional presentó el programa “Registradas”, que busca regularizar la situación para mejorar la calidad del empleo de este sector, uno de los más afectados por la pandemia.

En números

  • 98,7% de las trabajadoras de casas particulares son mujeres.
  • El rubro tiene una informalidad del 70,8% y el 72,3% de las trabajadoras no tiene aportes jubilatorios.
  • El 61,5% solo accede a la salud mediante el sistema público.
  • En septiembre, el salario promedio para el sector fue de $31.861 según estipula AFIP.
  • Desde que empezó la pandemia se perdieron 350.000 puestos de trabajo, de los cuales 30.000 eran registrados.
  • Más de 230.000 trabajadoras informales aun no recuperaron sus empleos.

El programa pagará durante 6 meses entre el 30 y 50% del salario de las nuevas trabajadoras de casas particulares registradas por empleadores que cobren menos que el mínimo no imponible del impuesto a las ganancias ($175.000).

Declaraciones:

“Entre las madres solteras con niños, niñas y adolescentes, 1 de cada 10 dejó el mercado laboral”, señaló Mercedes D’Alessandro, directora nacional de Economía, Igualdad y Género del Ministerio de Economía, y agregó: “Creemos que la medida va en dos sentidos: por un lado, recuperar los puestos de las trabajadoras de casas particulares y, por el otro, contribuye para que las mujeres de ingresos medios puedan volver a salir a trabajar”.

 

“El programa busca no solo generar nuevas relaciones laborales para las mujeres de los quintiles más vulnerables, sino que también viene a reparar una situación, porque 7 de cada 10 mujeres que trabajan en la informalidad no tienen derechos laborales, no tienen seguridad social”, sostuvo Pamela Ares, subsecretaria de Políticas de Inclusión en el Mercado Laboral del Ministerio de Trabajo.

 

“Esperamos con este programa que se recomponga la situación, que a muchas las vuelvan a llamar, porque hay muchas que perdieron el empleo, y al mismo tiempo que se recomponga el salario”, señaló Lucía Cirmi, directora Nacional de Políticas de Cuidado del Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad.

El programa es compatible con otras prestaciones sociales, como la asignación universal por hijo y por embarazo, el programa Progresar o Potenciar Trabajo, o la tarjeta Alimentar.