Joven murió tras tomarse 12 pastillas de misoprostol

El hecho ocurrió en abril de este año. La familia rompe el silencio y denuncia una mala praxis “el seguimiento se lo hizo por WhatsApp”.

  • Publicado el sábado 02 de octubre de 2021 en Policiales

María del Valle González López, era una joven radical oriunda de La Paz, Mendoza que falleció en abril de este año a causa de un aborto. Tenía 23 años y hoy la familia decide romper el silencio.

Lidia Rose Fiore, la mamá de la víctima, aseguró que su hija menor sufrió una mala praxis y analizan resultados de la autopsia para determinar qué hacer. Según la familia, la joven militante ingirió 12 pastillas de misoprostol y afirman que el seguimiento para la interrupción del embarazo fue realizado por teléfono.

María estaba de novia y estudiaba licenciatura en Trabajo Social en la Universidad Nacional de Cuyo. El lunes 5 de abril, la víctima ingirió Misoprostol para abortar y murió seis días después, el domingo 11, en el Hospital Perrupato, de San Martín.

El viernes 9, a Lidia le avisaron que su hija estaba internada y según describe la mujer, fue el novio quien le dijo que tenía una apendicitis o algo en la vesícula. “Marcos, mi hijo, me dice ‘mami, ¿vos sabías que Nico la ha llevado a la María muy enferma al hospital?’ A la una menos diez de la madrugada, me cae un mensaje del novio ‘mirá Lidia, a María la pasaron al quirófano, ahí van a ver si es la vesícula’. A la 1:40, me dice: ‘Ya salió del quirófano María’. Y yo digo qué alivio, qué rápido, le sacaron la vesícula o el apéndice. Y él me dice ‘no, vos sabés que han encontrado una infección muy grande en los intestinos y no la han podido tocar así que la están medicando para ver si pueden bajar la infección’”.

Lidia se reprocha hasta hoy el haberse “tildado” -es la palabra que usa-. El shock le impidió reaccionar. “Yo llegué y ella estaba en terapia intensiva, no me dejaron verla -recuerda-. El novio todo el tiempo mintiéndome; él y su madre. ‘María va a estar bien, está medicada porque tiene una gran infección en los intestinos. Yo nunca pensé que mi hija estaba en ese estado… fue terrible. El novio en los pasillos, me abrazaba, conteniéndome, pero a todo esto yo estaba en la luna, no sabía nada, mis hijos tampoco, hasta que lo dijo esa médica”.

Después él admitió: “Ella tomó una pastilla abortiva, pero no sabemos si fue eso lo que le hizo mal”, le dijo. “Pero no fue una pastilla, fueron 12″, corrige Lidia.

Fue luego de esa segunda intervención, que le dijeron a Lidia que no había esperanza: “Cuando la traen de vuelta, de la segunda cirugía, la jefa de terapia me dice ‘Tu hija se va a morir, no podemos hacer nada con ella, tiene totalmente infectados los intestinos. Tiene 3, 5 días de vida, no más. Eso fue el sábado a la tarde, tipo 7, 8. Y el domingo a las 6 de la mañana murió”.

El hecho

Le dieron 12 pastillas de misoprostol para tomar en 3 veces. “Empezó a las 10 de la mañana -sigue contando Marcos-. En la segunda toma ya le dice a la médica que se siente mal. En un momento, el novio toma el teléfono y dice ‘Mari se ha desvanecido…’” Tenía diarrea y sangrado.

Finalmente, las pastillas hicieron su efecto: “A las 20 horas le avisan a la doctora que había soltado el feto -dice Marcos-. Está hasta el aborto en el teléfono…”

Durante los dos días siguientes, María se sintió mal, presentó dolores y mareos. La doctora le dijo que se haga una ecografía. “Ella le avisa que no consiguió turno hasta la semana siguiente. Pero la médica no parece preocupada”, aseguró Marcos.

Tras afirmarle que tenía dolor abdominal la médica le dijo que la fuera a ver, pero más tarde la trasladaron al hospital Perrupato, según describió la familia, quien señaló que para la médica todo era “normal”.

“Todo por teléfono, ¿por qué no la llevó al hospital? se podía haber evitado todo esto”, se lamentó la madre.