Hace 15 años Gimnasia de Comodoro gritó “Dale Campeón”

Fue campeón de la Liga Nacional de Básquetbol venciendo en el sexto partido a Libertad de Súnchales por 84 a 20.

  • Publicado el martes 01 de junio de 2021 en Deportes

La gran noche se vivió en el Socios Fundadores explotando de espectadores, un partido que quedó en la memoria de muchos comodorenses y en especial de los protagonistas de esta historia. Radio Del Mar dialogó con Gabriel Cocha, el capitán y figura del encuentro.

Al ser consultado por el momento histórico dijo que le trae “miles de recuerdos” pero “el más importante es que fue una sensación de desahogo, un desahogo que era necesario después de tantos años de la participación de Gimnasia en la Liga, y obviamente en lo personal de perseguir por tanto tiempo la posibilidad de ser campeón”, explicó.

Pero para Cocha esta victoria tuvo un plus, “poder lograrlo en el club de mi ciudad, con mi gente, con mi familia en la tribuna, con mis amigos en la tribuna, y viendo disfrutar de un logro tan importante a una cuidad entera”.

“Cada uno del que estuvo en el socio, y él que no, él que lo vivió de afuera seguramente es un recuerdo de esos que no se te van nunca más”, enfatizó.

Ese plantel fue especial porque “nosotros no éramos el mejor plantel en nombres y lo que nos dio fuerza para ganar el campeonato fue comportarnos verdaderamente como un equipo y para lograr a llegar a ese punto, hubieron algunos esfuerzos desmedidos”.

Lo más relevante era que “todos los que nos levantábamos a la mañana para trabajar, lo hacíamos por el que teníamos al lado, eso es lo que me reconforta. Individualmente hicimos todo lo que estaba a nuestro alcance”, dijo orgulloso.

En fin, “cuando ganas un título te queda el camino recorrido, y el camino recorrido fue con un esfuerzo tremendo”.

Las camisetas N° 7 y la N°8 están colgadas en el Estadio del Socios

En la ceremonia por el centenario del Club- el 13 de febrero de 2019- se retiró la camiseta N°8 como homenaje a él y la N° 7 de Pablo Moldú.

Radio Del Mar le preguntó por este momento, “uno no juega para que le retiren la camiseta, uno juega porque ama el deporte, porque lo empezás a querer, empieza a ser parte de tu vida”, contó y luego dijo que “pero que el final sea de esa manera, con una camiseta colgada, en el estadio más importante de la Patagonia, en mi ciudad para mi tiene un doble valor y voy a estar eternamente agradecido a las personas que tomaron la decisión”.

Ahí hubo “sobre todas las cosas, un Gimnasia y Esgrima que me dio la posibilidad de mostrarme como profesional, es un orgullo enorme”, resaltó.

De todas maneras, “debo confesar que me cuesta entrar al socio porque en cierto punto tengo como vergüenza de mirar para arriba y ver eso, pero también siento que a medida que pasa el tiempo se le da más valor y si tengo que decir una palabra es orgullo y estoy muy agradecido”, finalizó el campeón.