Un barilochense es el 27° argentino en llegar a la cima del Everest

Javier Remón es un montañista barilochense que logró, en plena pandemia, subir el Everest. En Radio Del Mar, contó como fue y los desafíos que tuvo que enfrentar.

  • Publicado el martes 18 de mayo de 2021 en Sociedad

El Monte Everest es el más grande del mundo con una altura de 8.848 metros, está en el continente asiático y marca la frontera entre China y Nepal. Allí en el segundo país, se encuentra el chubutense Javier Remón. El montañista barilochense logró llegar a la cima del Monte Everest, en plena pandemia. En comunicación con Nuestras Mañanas, por Radio Del Mar, explicó como vivió la experiencia de ser el 27° argentino en lograr dicho desafío.

Remón es de Bariloche y actualmente se encuentra trabajando en África donde realiza expediciones, el estado físico que logró entrenando durante la pandemia, lo hizo pensar que estaba preparado para subir al lugar más alto y así fue.

Soy de Bariloche, estoy en Lukla, Nepal, me fue muy bien en la hazaña en el Monte Everest” afirmó.

Al ser consultado por como nació la idea de escalar el Everest, respondió que “en realidad esto es un sueño de hace tiempo, quería conocer, soy criado en Bariloche entre montañas, el año pasado en pandemia me la pasé haciendo deportes en Bariloche. Yo en realidad trabajo en África como guía, llevo a gente a ver animales, empecé a entrenar el año pasado y me di cuenta que estaba en condiciones de subir la montaña”.

Foto de Javier Remón

Para lograr subir el Monte Everest “debería haber entrenado un poco más, ayer llegue al lugar donde termino de bajar, hoy me tendría que haber tomado una avioneta a la capital. Hoy es el día 40 de que llegue a Nepal, empezas a caminar hasta llegar al campamento base, tenes que aclimatar para que el cuerpo se adapte a la cantidad de oxigeno”.

Antes de llegar a la cima, tuvo que realizar adaptaciones, pero apurando todo por la pandemia “subís la montaña y volves a bajar, escalando hielo, hay muchas avalanchas, subís al campamento, te quedas un día y bajas y así unos días, te aclimatas, cualquier expedición dura un mes y medio o dos meses. Yo con el covid estaba medio complicado, pedí a la compañía hacerlo antes, subimos al campamento 2 a 6400 metros y a partir de ahí era esperar buen tiempo para llegar a la cima, cuando hubo llegamos al campamento 3 con oxigeno”.

Luego continuaron al campamento 4, a 7900 mts “a las 9 de la noche salimos a la cumbre, entramos a la zona de la muerte mas de 8000 mts, es la zona de muerte por lo complicado que es, ya veníamos con oxigeno del campamento 3 y menos riesgo de congelarse. Cuando llegué a la cumbre más de 8 hs de oscuridad, ahí ya empezaba a sentir frío en los pies, me empezaba a preocupar, seguí, por el grado de congelamiento no fue grave”.

Foto de Javier Remón

Asimismo, indicó que “a 8500 de altura se me congeló la mascara, se lo tuvimos que sacar, yo iba con mi tubo de oxigeno, logramos descongelar, llegamos a cumbre sur a 8800 mts. Después del terremoto de 2015 se puso más fácil, pasamos eso pero el paso ahí arriba desde que salí del campamento 4 fue agotador, llevaba más de 10 horas caminando y llegar a la cumbre fue espectacular, la alegría va más por dentro, saqué la bandera argentina, saque fotos para todos lados. No se termina, hay que bajar con cuidado y a veces bajar es más complicado”.

Por último, Remón expresó que subir el Everest fue “cumplir un desafío, un sueño, el esfuerzo fue grande, se puede llegar. El riego está, llegar a ser el argentino N° 27 que pudo llegar a esta zona y cumplir un sueño de gente que conozco y otra que no conozco que llegaron. En mis redes sociales fui poniendo día a día desde que llegué a Nepal, es algo espectacular”.