El primer fernet de Chubut viene desde Sarmiento

Se llama “Brato” y es el fernet artesanal más austral del país. Se produce en Sarmiento y la receta incluye hierbas aromáticas locales. La demanda no deja de crecer.

  • Publicado el lunes 06 de diciembre de 2021 en Sociedad

El primer fernet proveniente de Chubut llega desde Sarmiento. Su nombre es “Brato” y la bebida artesanal más austral de la Argentina y quizá del mundo.

Se diferencia por la calidad del agua con la que se elabora y hasta podría incorporar en su fórmula una serie de aromáticas autóctonas que reforzarían su esencia patagónica.

Maximiliano Clementi, chef y desarrollador gastronómico desde Productos Regionales San Bernardo, explica a Jornada que la receta original se estudió y se probó hasta llegar a un producto distintivo. “Cuando quisimos registrar el nombre me objetaron las letras BRA que tienen que ver con la marca más conocida. Estamos esperando que nos respondan. Brato tiene que ver con el apellido de mi amigo Marcos (Bratovich), quien nos alentó a hacer un fernet propio. Estudiamos la receta; hicimos modificaciones hasta llegar a un producto que guste de verdad y sea algo novedoso”.

La elaboración demanda alrededor de un mes y medio a partir de la cocción de los componentes. “Después lleva entre quince y veinte días de maceración. Como la mayoría de las bebidas mejora con el paso del tiempo”.

Las hierbas son procesadas en alcohol tridestilado, un rasgo distintivo en el procesamiento. “No es un alcohol común del que puede conseguirse en una farmacia. Este se trae desde Córdoba o de Bariloche y es lo que lleva que uno pueda tomar y que al otro día no sienta ningún malestar”.

La infusión es cocida hasta la conformación de un caramelo de azúcar negra que ante la baja de la temperatura se mezcla con el alcohol. “Empezamos hace un año y tres meses y llevamos diez meses probando antes de presentarlo ante el público. Los primeros fernets eran muy amargos y fuertes pero seguimos innovando y estudiando para llegar a un producto final. En todo este tiempo hemos bebido bastante”, bromea.

“Hoy no damos abasto con la producción y se nos complica el tema del traslado de alcohol desde Córdoba hasta acá o la compra de botellas. Este año nos habíamos asegurado 500 botellas de vidrio de 750 cc a las que le diseñamos una etiqueta pero ahora debido al fin de año nos quedamos sin botellas. No hay stock de 750 y debimos comprar envases de litro, obligados a modificar la etiqueta”.

Clementi reconoce la buena recepción del fernet sarmientino y la demanda creciente que los ha llevado a reforzar la producción. Adelanta 90 litros adicionales para las próximas semanas y desembarcar en febrero en Comodoro Rivadavia cuando se realiza una nueva edición de la Exposición Rural.

Brato, el primer fernet de origen made in Sarmiento, es toda una novedad para la región. “Estuvimos con gente de Santa Cruz y no lo creían y muchos saben que en Córdoba sí hay proyectos similares pero acá en la Patagonia no hemos escuchado nunca de fernet artesanal. Es novedoso como lo fue la cerveza en su momento; un aperitivo que gusta mucho y es muy importante que se haga acá en Chubut”, dijo Clementi.

Para los paladares especializados, el fernet de Sarmiento “no es tan amargo como el de la marca reconocida” diferencia. Y explica que a la invariable fórmula del 70/30 se “suaviza” con un sabor a hierba más presente aunque manteniendo el sabor base de la bebida

“Está la idea de empezar a realizar un fernet con un yuyo local de Sarmiento, bien autóctono, extraído de nuestros campos. La idea es innovar con algunas especies porque hay muchos yuyos curativos que se usan para distintas infusiones aunque lo principal es la calidad del agua que tenemos, tiene un PH bajo y es muy natural”.

Maximiliano Clementi reconoce el orgullo de “ser” y poder corporizar ideas que tienen que ver con la identidad. Su microemprendimiento funciona desde hace ocho años y si bien el fernet es considerado el producto premium, elabora escabeche de guanaco, un Baileys artesanal; licores de dulce de leche y guinda además de dulces y mermeladas basadas en materia prima regional.

 

(Fuente: Jornada).