Día de la Donación de Órganos: En primera persona

Mirá el video de la historia de Julio Rivas que tuvo que ser trasplantado en pandemia.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on linkedin

(Escrito por Soledad Herrera y audiovisual de Lucía Calderón).- Julio César Rivas es licenciado en Trabajo Social y se dedica a trabar en el Programa Universitario de Adultos Mayores de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco. El año pasado tuvo que lidiar con una enfermedad en el hígado y a raíz de eso ser trasplantado.

“El impacto fuerte fue tener que decir que tenes un hígado enfermo y que estás en condición de un trasplante, es un impacto personal, familiar y de amistades”, contó a Radio Del Mar.

Julio fue trasplantado en pandemia y eso tiene un plus pero él no lo vio así, “fui tranquilo, fui preparado, me mentalicé desde el año pasado. Puede pasar que en la operación haya algo raro y te fuiste, pero eso mentalmente no  lo manejo”, explicó.

Desde que notaron que su hígado no estaba en óptimas condiciones, nos cuenta que todo se dio de manera fluida y sin inconvenientes. “No puedo creer que se dio rápidamente la situación del trasplante, que había cama y todo antes de la situación actual del covid”.

El trasplante:

Cuando les avisan que ya estaba el órgano para poder trasplantar, llegaron y “nos quedamos en la guardia, yo sin comer nada, fue antes de la cena”, relató.

Después “cuando llegó habrán sido como las cinco y media o seis de la mañana, me metieron adentro. Lo único que ves ahí es una luz grande y nada más, lleno de médicos al costado“, describió.

El médico que realizó la operación, “no lo conocí, me dijeron que se dedica a eso, viene hace la operación y se va. Ahí queda el equipo de él, con el resto y el contacto conmigo”.

Los resultados y el posoperatorio:

Cuando terminó todo, “el médico te da la noticia que está todo bien, hasta se sacó una selfie conmigo porque no lo podía creer“, en ese momento se enteró del estado del hígado. “Me cuenta que cuando lo sacan le hacen una biopsia y en el medio había un tumor importante de cáncer, si no estaba el trasplante y esperaba unos meses más, tenía meses de vida”.

Los doctores, “no lo habían visto antes porque el tumor estaba en el medio, me explicó”.

Insistió diciendo, “no te miento me dijo el doctor, esto no era para años de vida, tenía unos meses de vida“. Ahora “sacaron todo y no tengo nada”, dijo y enfatizó “tuve esa suerte”.

Finalmente te dicen las condiciones del órgano trasplantado y “tengo un hígado de un chico joven aparentemente asique está impecable, es un hígado muy sano, según me dijeron”. Pero que por la Ley 27.447 que regula la donación de órganos, tejidos y células de origen humano en todo el país, “no te dicen quién fue el donante pero te dicen las condiciones del órgano”.

Hoy, “en el cuerpo siento como que tuve una pelea o algo, no lo tengo dolorido pero falta de movimiento o algo de eso nada más que eso”, respondió al ser consultado por su estado actual, luego del trasplante.

Agradecido a todos:

No sólo quiso agradecer a su entorno sino que también dejó algunos párrafos a parte para los que ayudaron con su tratamiento en el Hospital Italiano y en especial al donante.

“Cuando se logró lo del trasplante que se hizo el seis de marzo- de este año-, sucedieron cosas increíbles a partir de la energía de la gente, que envían un mensaje o un llamado, es muy importante para salir adelante”, resaltó.

También, “destaco el tratamiento del Hospital Italiano porque pude hacer ahí todo el tratamiento completo para que salga de la mejor manera posible la cirugía del trasplante”, que fue exitosa.

Pero para culminar, “quiero agradecer al donante y a su familia, yo lo tomo como un acto solidario. Yo también soy donante el día que muera e invito a la gente que sea donante, das vida o das la posibilidad de que otras personas puedan seguir viviendo un largo tiempo en este mundo”.