Cristian U tildó de “tontona” a su ex Antonella Delmonte por vacunarse contra el coronavirus

La modelo de 24 años se hizo pasar por personal de salud para darse la Sputnik V.

Hace dos días salió a la luz un escándalo que salpica a Cristian U, el ganador de la quinta edición de Gran HermanoAntonella Belén Delmonte, su exnovia, se vacunó contra el coronavirus haciéndose pasar por personal de salud. Dijo que trabajaba en un centro de estética y salud de zona norte y nadie dudó de su palabra, hasta que todo explotó.

A la joven de 24 años, que tiene domicilio legal en Merlo, le dieron la primera dosis de la vacuna rusa el pasado 9 de abril en el Hospital Provincial Héroes de Malvinas. Falsificó la declaración jurada y ahora su modus operandi quedó al descubierto. “Es una persona que sacó turno a través de la página de la provincia de Buenos Aires, como cualquier habitante. Puso que era personal de salud y por lo tanto se le asignó. Vamos a iniciar una investigación y, de ser necesario, acciones legales, porque los perjudicados somos nosotros como institución”.”, explicó la directora del lugar.

Cristian U dió su opinión al respecto y él se mostró sorprendido. “Salió conmigo hace dos años. Nunca más supe algo. Creo que no tiene nada que ver con el sistema de salud. Y, por lo que me acuerdo, era una persona super sana, deportista”, señaló.

“En 2019 me separé de ella. No es mala piba, es buena. Le pasó de tontona. No minimizo y tiro un dardo para decir que esa vacuna pudo haber salvado a un abuelo que murió. Pero no creo que ella lo haya pensado de la manera que digo yo. Creo que dijo: ‘Uy, tengo la posibilidad de vacunarme’, y no pensó ‘con esta posibilidad le estoy robando’... no creo que lo haya hecho. El problema es que ella lo subió a las redes sociales. Una persona que está en los cabales correctos y no actúa como tontón, no lo sube. Me juego que lo subió para decir ‘Yo pude, soy re capa’. Y no, sos una boluda, mirá el quilombo que se armó”, expresó.

El expaseador de perros también señaló que ella está tapando los cientos de protegidos por el gobierno que se fueron a vacunar y nunca se dieron los nombres. “En este país es todo turbio. Es como la supuesta fiesta clandestina que yo había organizado. Sí, fui a tocar y estuve ahí, y quería cobrar. El presidente y la vicepresidenta están sentados en el escritorio cobrando cientos de miles, ¿cómo yo me voy a quedar en mi casa perdiendo todo lo que coseché?”, concluyó.

La joven no figura como empleada municipal en registros públicos, ni tiene actividad comercial o laboral formal, mucho menos en el ámbito de la salud. Según contó el medio local Merlo Reales hija de una empleada del municipio, lo que podría explicar la prioridad en la inmunización.