Científicos develaron un misterio geológico en Yemen

Se trata de un agujero de 20 metros de ancho y unos cien de profundidad que ha despertado infinidad de historias. ¿Qué descubrieron los exploradores?

  • Publicado el viernes 24 de septiembre de 2021 en Sociedad

El Pozo del Infierno en Yemen fue definido durante siglos por su población como “una prisión de demonios”, a la que nadie se animaba a acercarse o incluso referirse a ella. Pero eso cambió hasta que se organizó la expedición del Equipo de Exploración de Cuevas de Omán (OCET).

Un equipo de investigadores bajó al interior del agujero de 20 metros de ancho y unos cien de profundidad que ha despertado infinidad de historias.

Lo que encontraron fue serpientes, animales muertos y perlas. “Había serpientes, pero no te molestarán a menos que las molestes”, contó Mohammed al-Kindi, profesor de geología de la Universidad de Tecnología Alemana en Omán.

Las propias autoridades yemeníes aseguraron que no sabían lo que había en el interior del pozo y que como mucho habían podido bajar hasta los 60 metros. Una teoría señala que podría ser un volcán, si bien no hay evidencia que abone esa hipótesis. Otros afirman que podría ser un pingo, un fenómeno geológico que se detectó en Rusia en los últimos años.

Sin embargo, Chris Fogwill, profesor de glaciología y paleoclimatología de la Universidad de Keele, sostiene que se trata de un pozo de hundimiento causado por la erosión de piedra caliza o salmueras en movimiento.