Arcioni inauguró el período de sesiones ordinarias legislativas: Pandemia y anuncio de obras

El gobernador de Chubut, Mariano Arcioni, dio este martes su discurso inaugural del 49° Período de Sesiones Ordinarias de la Honorable Legislatura del Chubut. La ceremonia se realizó de forma virtual, el gobernador Mariano Arcioni dio su discurso enfatizando los avances que se han realizado y cómo la provincia se mantuvo durante el último año […]

El gobernador de Chubut, Mariano Arcioni, dio este martes su discurso inaugural del 49° Período de Sesiones Ordinarias de la Honorable Legislatura del Chubut.

La ceremonia se realizó de forma virtual, el gobernador Mariano Arcioni dio su discurso enfatizando los avances que se han realizado y cómo la provincia se mantuvo durante el último año de pandemia, a pesar de la crisis que se generó y que agravó la situación que ya venía transitando. Además, anunció obras para Comodoro Rivadavia. Leé el discurso completo.

"Hace un año atrás, un día como hoy, compartía desde el recinto las primeras ideas sobre la provincia que soñábamos para un 2020 que presentó desafíos inimaginables. También proyectar un Chubut mejor, más justa y con más oportunidades para los que vendrán.

El 2020 quedará en la memoria de todos como el año en que una pandemia de un virus desconocido nos atravesó y nos puso a prueba, para enfrentar desde diversas aristas una de las luchas más difíciles en este siglo.

Peleamos todos juntos, contra un enemigo invisible y altamente contagioso, para ganarle a la muerte, para cuidar la vida y los medios de vida. Dimos y seguimos dando lo mejor para hacerle frente a la pandemia.

Desde el Estado, pusimos a disposición todos los recursos para garantizar el acceso al servicio de salud de cada chubutense.

En este punto, quiero dedicar un especial agradecimiento a cada integrante del sistema de salud de nuestra provincia, tanto público como privado, a todos, que pusieron sabiduría y solidaridad, sin descanso, haciendo realidad esa pasión de dar todo por los demás.

Todavía hoy siguen al frente de esta gran batalla. Incluso, arriesgando sus propias vidas, y así es que varias y varios nos han dejado ese vacío irreparable. Para ellos, nuestra eterna gratitud y el acompañamiento a sus familiares.

Los casos positivos tardaron en llegar a la provincia, y aquí quiero detenerme para agradecer y distinguir el valioso trabajo de la Policía del Chubut y todo el personal del Ministerio de Seguridad, para cuidarnos a todos y entre todos.

Por supuesto también hay que destacar la conciencia de la ciudadanía, a través del cuidado individual y social. No lo hubiéramos logrado sin el compromiso de cada uno de los chubutenses, con el respeto a los protocolos, a las normativas vigentes, y sobre todo, priorizando la vida.

Entre todos logramos el objetivo: contener el avance del virus en la provincia, adecuar la infraestructura, equipamiento, salas y servicios y que el contagio sea el menor posible. La lucha no ha terminado, pero hoy estamos mejor preparados.

Debemos estar orgullosos de saber que aun en los momentos de mayor cantidad de casos, el sistema de salud chubutense estuvo a la altura de las circunstancias, para atender cada una de las necesidades, y cuidando siempre a los sectores más vulnerables.

La pandemia también nos deja consecuencias que aún hoy estamos padeciendo, de las que nos seguimos ocupando y que venimos trabajando desde el primer día de la crisis sanitaria.

Los ingresos de la provincia se han visto sensiblemente afectados por la caída del precio internacional del petróleo que impactó en las regalías, y la disminución notable en la recaudación tributaria.

Desde el gobierno provincial y nacional hemos instrumentado, durante todo el año pasado, herramientas para paliar la difícil situación, tanto del sector público como privado.

El desafío es seguir proyectando el futuro, el día después. El más difícil de mirar, especialmente en medio de la tormenta.

Creemos que el camino no es más “pan para hoy y hambre para mañana”. Es nuestra obligación, pero sobre todo nuestro compromiso ante el pueblo que representamos, generar condiciones para el futuro; con empleo genuino.

A pesar de todo no nos hemos detenido y contra muchos pronósticos estamos de pie, jamás nos resignaremos frente a las adversidades. Por el contrario, estamos dispuestos y preparados para liderar la recuperación, porque sabemos que contamos con los recursos para lograrlo.

Sobre todo, con el principal insumo que se necesita: cada chubutense, que sabe lo que significa afrontar los contratiempos y transformarlos en una diferente realidad virtuosa. Porque saldremos adelante, seguro. Y debemos ser mejores hacia ese momento.

Agradezco a cada chubutense por el aliento permanente, por las palabras e ideas, por cada aporte. También a quienes nos critican desde posturas que aún en las diferencias apuntan a mejorar nuestro Chubut. Necesitamos de todos.

Hace un año comenzábamos las sesiones ordinarias celebrando el inicio de una nueva etapa para todos los argentinos. Hoy sabemos que la promesa de un gobierno federal e inclusivo es una realidad. Con hechos, desde el comienzo de la gestión.

En materia de salud, desde el primer día que comenzó la pandemia, tomamos medidas orientadas a priorizar, fortalecer y proteger el sistema sanitario provincial.

En cada decisión tomada este año, siempre priorizamos la vida, la salud y la protección de todas y todos los chubutenses.

Nuevamente mi agradecimiento a cada chubutense que forma parte de todo el sistema sanitario, por demostrarnos su capacidad, su templanza, su solidaridad y su vocación de servicio. Todos saben de mi genuino reconocimiento y admiración.

En materia de Justicia, la solución de conflictos se debe realizar de manera oportuna, adecuada y efectiva tanto para los conflictos jurídicos individuales como colectivos, maximizando la protección de los derechos en juego. La justicia que demora, no es justicia.

Considero apropiado sostener un diálogo franco, basado en una sinergia positiva de trabajo institucional que redunde en el beneficio para todos los chubutenses, apelando a la empatía y solidaridad de todos los actores.

Los invito a que acepten la propuesta y avancemos juntos en escribir un nuevo capítulo que aventura un final de prosperidad y estabilidad para todos.

La educación también atravesó desafíos en el marco de la pandemia; entre ellos, garantizar este derecho universal de nuestros niños, niñas y adolescentes a través de nuevas metodologías impuestas por la virtualidad.

Trabajamos fuertemente para que la política de estado educativa esté presente en todo el territorio provincial, contemplando los cambios en las formas de enseñanza y aprendizaje, con los nuevos paradigmas de las tecnologías de la información.

Desde marzo de 2020, pusimos en práctica diversos dispositivos, programas y acompañamiento para toda la comunidad educativa; desde los niños, niñas y adolescentes, hasta los padres, docentes y auxiliares de la educación.

Fuimos pioneros en generar una plataforma educativa institucional, Chubut Educa, siendo una de las primeras provincias en estar online y operativos. Gracias a cada trabajadora y trabajador de la educación, que de manera silenciosa y desinteresada, desarrollaron esta plataforma.

Asimismo, pusimos en marcha el plan nacional de conectividad escolar, evaluando y llevando soluciones de internet e informáticas en general, ciudad por ciudad, escuela por escuela. Aldeas escolares como Chacay Oeste, Sepaucal y Blancuntre, hoy están conectadas.

En materia de infraestructura escolar, invertiremos, entre 2020 y 2021, más de 640 millones de pesos en obras de edificación, refacción y ampliación en 230 establecimientos educativos de Chubut.

Hemos dado todas las garantías para el inicio del ciclo lectivo 2021. Los niños, niñas y adolescentes de nuestra provincia han regresado a las aulas.

Confío que todo el aprendizaje que nos ha dejado el año que pasó, nos invitará a priorizar a los más chicos, a los jóvenes, en definitiva, a nuestro futuro.

Ratificamos a la educación como herramienta de transformación y crecimiento y al entorno escolar como espacio de contención y apoyo. Como decía al principio, no fue fácil atravesar el 2020, pero hemos cumplido con nuestra palabra y honrado nuestras obligaciones.

Logramos el reperfilamiento de la deuda internacional. Este instrumento fue un logro histórico, muy beneficioso para cambiar las condiciones económico-financieras y poder proyectar el futuro de la provincia.

Este acuerdo al que arribamos nos quita las cadenas que limitaban el desarrollo de nuestra provincia y la atención de las necesidades de cada chubutense.

Somos la única provincia que llevó adelante su proceso de restructuración de deuda sin ningún comentario negativo ni rechazo de oferta, logrando mantener su riesgo reputacional crediticio internacional.

El fruto de todos los esfuerzos que se vienen haciendo para ordenar con transparencia y claridad los recursos provinciales, poco a poco comienza a ser más visible.

Ni aun en las peores crisis, pusimos en duda, ni por un segundo, la posibilidad de dejar a un solo empleado estatal en la calle.

En igual sentido, el sector empresarial, turístico, productivo e industrial fue enormemente golpeado, poniéndose en riesgo la estabilidad laboral y social de nuestras localidades y nuestras familias. Al lado de ellos también estuvimos y seguiremos estando.

Pusimos a disposición diversas líneas de crédito, a través del Banco del Chubut, en apoyo al sector privado en el marco de la pandemia.

Nuestra provincia nunca se detuvo, enfrentamos las dificultades con el estilo que nos distingue a los patagónicos, siempre mirando hacia el futuro.

La obra pública se mantuvo activa en todo momento. De hecho, la declaramos actividad esencial desde el inicio de la pandemia, por su enorme impacto en el empleo, en el desarrollo social, económico y productivo de nuestras localidades.

En materia de infraestructura energética será clave para el desarrollo de la provincia el interconectado de energía eléctrica en la zona cordillerana, que luego de varias gestiones logramos incluir en el presupuesto nacional 2021.

Es una obra esperada hace muchos años, que cambiará la vida a miles de chubutenses. Sabemos que una vez concretada, habremos dado un gran salto hacia el desarrollo de nuestras comunas, a la integración territorial y a la genuina inclusión.

Todas las obras las hemos hecho en medio de una crisis sin antecedentes, con la decisión de nuestro gobierno y el fundamental acompañamiento silencioso y activo de los chubutenses, que comprenden el momento que nos toca.

Con escasos recursos y en un marco de austeridad, estamos llevando adelante un plan de obras que son fundamentales, pensando en Chubut a largo plazo.

Obras que podrían haberse realizado en las épocas de bonanza, y sin embargo fueron postergadas, hoy son una realidad o están en ejecución.

La construcción de nuevas viviendas siguió durante el 2020, en el marco de una política inclusiva, con igualdad y mejor calidad de vida.

La gestión transparente y administración eficiente de los recursos del IPV nos permitió concluir el año con 330 soluciones habitacionales.

Son los sueños cumplidos de cada familia chubutense los que nos alientan a seguir asumiendo el compromiso para la ejecución de nuevas viviendas, obras de provisión de servicios y obras delegadas con la colaboración de los municipios y comunas rurales.

La adhesión de Chubut al programa federal Casa Propia y al Fondo Nacional Solidario de Vivienda, que implicará 900 soluciones habitacionales para nuestra provincia.

Es una alegría enorme cada vez que entregamos la llave a un techo propio, en la emoción de las familias que ven concretado este sueño; y el efecto multiplicador que tiene para el rubro de la construcción, la generación de mano de obra y la reactivación económica."

El discurso completo:

DISCURSO MARIANO 2-3